miércoles 30/9/20

Aporofobia, ¿por qué tenemos miedo de los pobres?

Aporofobia es un neologismo que hace referencia a la repugnancia, al miedo y a la aversión que se tienen por los pobres y fue elegida palabra del año 2017 por Fundéu. Cuando la escuché por primera vez, casi no me parecía real, sin embargo, es un miedo concreto perteneciente a “nuestros tiempos”, por lo que el individuo rechaza a los pobres para no ser contagiado, como si pudiera contraer algún tipo de virus como el terrible Covid-19. Aunque no fue creada en 2017, la aporofobia es aun un fenómeno actual: a causa de las crisis económicas que están sufriendo países como Italia, tenemos nuevas formas de pobres, como padres de familia que, de repente, se encuentran sin trabajo o migrantes que mueren cada día en busca de una vida mejor. Sin embargo, la palabra aporofobia es distinta de xenofobia o de racismo, porque esa aversión no se produce por el hecho de ser extranjeros, sino por ser pobres. Con toda la absurdidad del caso, esto significa que quien está en la parte inferior de la escala social, se rechaza y se considera una escoria humana de la que urge liberarse lo antes posible. Lo que no se entiende es que actuando de esta manera obviamente no salimos de nuestros “apuros”, sino que provocamos que la vida de una persona, ya desafortunada, sea aún más pobre desde el punto de vista social y moral. En su obra sobre este tema, la filósofa española Adela Cortina Orts denuncia el deterioro de una sociedad que tiene miedo del pobre y que me hace dudar sobre el destino de este mundo y sus inversiones.
A pesar de todo, aporofobia es un neologismo de interés también en el ámbito lingüístico, dado que pone de relieve una realidad a menudo indetectable y, al mismo tiempo, tremendamente cercana que, justo por esta razón, tiene que ser analizada. De hecho, como subraya el director de la Fundéu, Joaquín Muller, “lo importante es poner nombre a las cosas para hacerlas visibles”. Y, añado yo, parafraseando a Paolo Molina, que también es importante exhortar los individuos de la sociedad a que sean humanos también cuando el mundo se vuelve loco.