martes 29/9/20

Devuélveme la vida

Ella nos habla, nos está rogando que la escuchemos.
Aunque no somos todos, pero sí cada vez más, y somos nosotros, los que lloramos por ella, con ella, los que sentimos dolor cada vez que nos llama, y también somos los que sufrimos en silencio por la codicia y avaricia de los poderosos que no son capaces de escucharla, de sentirla, de amarla, ¿cómo puedes hacer daño a quien amas? …¡¡¡no lo entiendo!!!!.
Ella, nos lo da todo, sin pedirnos nada a cambio.
Nosotros, sin embargo, se lo cogemos absolutamente todo, sin ni tan siquiera pedirle permiso. Pisoteándola, destrozándola, humillándola y pensando que sus fuentes, de las que tanto provecho sacamos, serán inagotables.
Pero, ya está hablando y protestando, y lo que dice, no es nada halagüeño… y nosotros… nosotros seguimos sin escuchar sus lamentos.
Pido perdón por no haber escuchado tus ruegos
Pido perdón por las lágrimas que hablan de mí
Pido perdón por tus noches a solas
Pido perdón por sufrir en silencio por ti
(Antonio Orozco)
Podría, ser la letra de una canción de desamor, entre un hombre y una mujer, y se entendería mejor, pero esta vez, los destinatarios son otros, … es una letra de desamor entre LA TIERRA, y nosotros.
Porque ella, seguirá existiendo el día que no estemos aquí, pero antes de que nos vayamos, a lo mejor tenemos que pedirle que nos devuelva la vida, y al final, tendremos que ser nosotros los que pidamos perdón, pero no a ella, sino a nosotros mismos por no haber sido capaz de empatizar y atender sus ruegos.
Deseo, que ese día no llegue y que no sea demasiado tarde para darnos cuenta que no es La Tierra quien pierde, sino nosotros y de eso, de eso, … parece que no nos hayamos enterado aún.