Imprimir

Agueditos, ya

Pedro García Trapiello | Columnista político

Pedro García Trapiello | 12 de febrero de 2020

Ya están tardando los cofrades y heraldos del varón menguante (y ahí se apunta de mil amores el voxeador de mil odios), ya están tardando, digo, en reclamar paridad para esa fiesta que media España copia imitando en barato la tradición segoviana de Zamarramala, las Águedas, porque cuando una población está gobernada por mujer, ¿no sería lo más lógico cambiar la fiesta por una de los Águedos?... a ver: muy señora nuestra y a nuestro pesar alcaldesa, haga usté’l favor de apearse un rato de la sillona, que aquí el señor Aquilino quiere sentir esas culebrillas escaladoras que entran por el culo arriba cuando se sienta uno en el trono concejil, monopolio que detentó el género masculino desde el principio de los tiempos hasta este fin del cuento que estamos escribiendo desde que resucitó aquí la democracia; ¿o acaso hoy no hay alcaldesas a patadas?...

Esto de ver águedas era imposible antes en León, en jamás, y hoy proliferan, moda demasiado reciente como para tenerla respeto de tradición inviolable, de modo que ver águedos donde nunca se vieron, tampoco desencuadernaría el misterio copión, o sea, vamos al empate, no otra cosa es la paridad y el monta tanto; por eso deben verse águedos ya, como ellas, en traje tradicional, con calzas, chaleco, montera, camisa de lino o, aún mejor, con las enaguas blancas encintadas y bordadas de los danzantes de palotes... porque puestos a ser mujer, mejor despejar dudas y dejar bien claro en el salón de plenos quién «se viste (las faldas) por los pies»; y la vara, ahí debajo, con un par.

Sin embargo, cree Octavito, las Águedas perdieron sentido y son un anacronismo a diluir en un ni patí ni pamí, ni águedas ni águedos, ni hombre ni hembra, ni género masculino ni género femenino... ¡resuelto el dilema!, bienvenido el género neutro o distinto, abrid paso a los históricamente más postergados y dañados por todo poder, este será el día y la fiesta del ancho colectivo LGTBI, se acabó el bailar solo alcaldes o alcaldesas, vivan los agueditas las agueditos. E instáurese así lo que mañana será tradición, seguro.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/pedro-garcia-trapiello/agueditos-ya/202002121004521985967.html


© 2020 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España