Imprimir

El aire y las piedras hablan

María Jesús Muñiz | 24 de noviembre de 2020

La aplicación permite conocer el nivel de CO2 en un establecimiento en los últimos siete días. dl
Red de sensores. Un ecosistema de sensores que transmite información para tomar las decisiones adecuadas. Desde la calidad del aire (con la implicación que supone para prevenir el covid) a la conservación del patrimonio, pasando por el cuidado de las viñas o el control del ganado. Lo hace Redytel IoT

La red de datos desarrollada para el Ayuntamiento de Ponferrada, que permite medir la calidad del aire en sus instalaciones y evitar situaciones de riesgo de contagio de covid o perjudiciales para la salud en general, es el desarrollo que más se ha popularizado en las últimas semanas. Pero es sólo una de las aplicaciones que la tecnología implementada por Redytel IoT permite. Abierta, basada en software libre, disponible para los ciudadanos y capaz de actualizarse sin coste para los usuarios, se aplica ya en información de la evolución y características de viñedos y bodegas, control del ganado o conservación del patrimonio, entre otros campos. La tecnología ha despertado interés a nivel internacional. Y la empresa presume de talento local y de potencial de futuro en el equipo que la ha desarrollado.

«Redytel es una empresa consolidada con más de 30 años de trayectoria, dedicada a las telecomunicaciones. Primero la radio, después internet, sobre todo el acceso en las zonas rurales a las que la conectividad no llegaba. Y, en los últimos años, dedicada a la extensión de fibra en el entorno urbano. De ese proyecto nació Redytel IoT, una empresa creada recientemente para desarrollar las tecnologías que permite el internet de las cosas», explica Óscar Cueto, ingeniero y director técnico de la compañía.

Que insiste en que las 15 personas que forman el equipo, desde desarrolladores a informáticos o ingenieros, «tiene mucho talento, y es talento local del Bierzo. Que desde aquí ha hecho un proyecto pionero a nivel internacional, que ha despertado enorme interés. Ya nos han llamado de varios países».

Se trata de Redytel CO2, una aplicación que conecta una red de tramisión de datos que obtienen sensores colocados en espacios públicos. Miden la cantidad de CO2 que hay en los locales, y aunque no detecta directamente el virus permite calcular cuándo el riesgo de contagio de covid se eleva. Así, los gestores pueden ventilar adecuadamente, medir el número de personas dentro de un establecimiento y controlar la calidad del aire. Y los usuarios, que pueden acceder a la información descargándose la aplicación y consultando un código QR, tienen la posibilidad de tomar la decisión de entrar en un local o esperar.

Son herramientas pioneras a nivel internacional, desarrolladas por el talento berciano. Que hay mucho

Además, la aplicación hace un histórico de la evolución del CO2 en un local durante los últimos 7 días, lo que también permite adelantar las horas de mayor concurrencia, los momentos más saturados,...

«La idea surgió de la norma de la Administración NTP 549, que considera al CO2 como indicador de la calidad del aire en el interior de un recinto. Y señala una serie de parámetros para ventilar los locales y mantener la concentración en los índices correctos. Ahora, con la covid, nos dimos cuenta de que a una calidad del aire menor había más posibilidades de contagio. De ahí surgió la idea». Que se propuso a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned) y el Campus en Ponferrada de la Universidad de León, y al Ayuntamiento de la ciudad.

DI24P2F2-19-46-53-8
La aplicación permite conocer el nivel de CO2 en un establecimiento en los últimos siete días. DL

El resultado es una red de sensores que proporcionan datos sobre el nivel de CO2 en distintas sedes municipales, desde las piscinas al pabellón de deportes, el teatro, la universidad, la biblioteca,... «Un ecosistema de sensores que están colocados en los lugares más adecuados para medir la calidad del aire, y que además hacen la información accesible a los ciudadanos. Miden el CO2, la humedad y la temperatura, y lanzan alarmas cuando se alcanzan máximos. En este caso el objetivo de la información es que sea pública, pero en todo caso está encriptada, y sólo puede acceder a ella quien el gestor de la información considere adecuado».

La aplicación está en servicio actualmente en Ponferrada, y no sólo en las instalaciones municipales, sino en varios comercios y negocios que han decidido que controlar la calidad del aire (y comunicarla a sus clientes) es una muestra de su preocupación por la seguridad, sobre todo en tiempos de pandemia.

Esta red de datos es una tecnología reciente, de fácil uso y que es pionera en el mercado en los usos que estamos dándole

En todo caso, Redytel es puntera en este tipo de herramientas tecnológicas basadas en el internet de las cosas, más allá del uso que ahora arranca en Ponferrada para luchar contra el coronavirus.

«Hemos desarrollado sistemas de sensorización en agricultura, ganadería, gestión de edificios y patrimonio,... Una aplicación del IoT puntera a nivel mundial».

Una de las aplicaciones más novedosas es la sensorización de edificios que son patrimonio. «Medimos parámetros tan interesantes como la presencia de personas y cómo afecta a los edificios; o cómo se comporta la construcción, a través de mediciones de humedad en las paredes, infiltraciones de agua, presencia de xilófagos, afectación de la luz en determinados elementos,... Y también sistemas de protección contra el fuego, en lo que hemos realizado desarrollos importantes».

Una de las aplicaciones de esta tecnología es Smart Bodegas 4.0, una herramienta que «permite conocer y registrar cada uno de los factores que intervienen en la elaboración del vino, tanto en los viñedos como en la bodega, desde el cultivo al último proceso». En este caso los sensores registran cada uno de los factores ambientales que intervienen en la evolución de los viñedos y las uvas, desde la lluvia a la humedad, la temperatura, el nivel de condensación de la planta,...

«Todo este conocimiento permite tomar decisiones acertadas respecto a los tratamientos a aplicar, por ejemplo, lo que tiene un doble efecto, económico y medioambiental, además de favorecer el control sobre la producción». Lo que se crea, explica Cueto, es «una red de sensores capaces de comunicarse desde distintos puntos de los viñedos y en el interior de la bodega, para recopilar datos que permitan tomar decisiones adecuadas».

Redytel IoT también ha desarrollado proyectos para ganadería, con sensores que permiten controlar por ejemplo al ganado que se encuentra libre, en zonas que no tienen wifi ni internet. Pero que permiten tener localizados a los animales.

 

Más información

Una tecnología abierta y libre
Las herramientas de sensores desarrollardas por Redytel IoT están basadas en ‘open source’, «no son tecnologías cerradas, la plataforma es abierta y libre porque está construida con software libre. Así, no depende de una sola empresa y se actualiza sin coste para los usuarios».

DI24P2F3-19-47-14-1

Plataformas «amigables»
Las herramientas desarrolladas por la empresa con sede en Ponferrada son «amigables y fáciles de usar, no es necesario que los usuarios tengan especiales capacidades para utilizar los datos en beneficio de sus empresas. Además, damos toda la formación necesaria».

Economía y medio ambiente
Las herramientas tecnológicas desarrolladas tienen una clara aplicación económica (y de salud en el caso de la medición de CO2); pero también medioambiental. Ventilar lo necesario ajusta el gasto en calefacción, en el control de las viñas por ejemplo se ajusta la utilización de fitosanitarios.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/innova/aire-piedras-hablan/202011240232132063889.html


© 2021 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España