Imprimir

El ajetreado recorrido del retablo de Mozóndiga

Diario de León | 14 de octubre de 2019

Inscripción escondida tras la imagen de San Martín. J. BENÉITEZ
Inscripción escondida tras la imagen de San Martín. J. BENÉITEZ
La obra fue construida en el siglo XVII para La Virgen del Camino, donde estuvo instalada hasta 1730 cuando fue vendida a Ardónhasta llegar definitivamente a la iglesia de San Martín de la localidad paramesa

A veces, los objetos parece que adquirieran vida propia, como si de personas se tratase y, desde su nacimiento hasta el final de sus días, van pasando por una serie de vicisitudes, circunstancias o casualidades que los llevan de un sitio a otro hasta su destino último. Es el caso del retablo de la parroquia de San Martín de Mozóndiga, que lo fue del santuario de la Virgen del Camino y, tras pasar por Ardón, llegó finalmente a la localidad paramesa, separadas entre sí un puñado de kilómetros. Javier Benéitez se ha encargado de investigar contrastando documentos, informaciones y entrevistas que le han hecho posible unir un puzzle que, defiende, encaja pieza con pieza.


El antiguo retablo mayor del por entonces Santuario de la Virgen del Camino (hoy Basílica Menor y Real Santuario), fue sustituido por uno nuevo en 1730, obra de los leoneses Pedro y Antonio de Valladolid (padre e hijo). La antigua iglesia fue derribada en 1957, pero el nuevo retablo se conservó y es el que hoy luce en la actual basílica.

 

Pero, ¿qué fue del viejo retablo de la Virgen del Camino? Benéitez ensambla las piezas. La empresa especializada Restaurart lo sitúa como el que actualmente se encuentra en Mozóndiga (municipio de Chozas de Abajo). Pero la pieza no habría llegado hasta aquí tan rápidamente. Javier Alonso Fernández, de Restaurart, corrobora que el retablo de Monzóndiga contiene una inscripción que habla de su procedencia. Inscripción que fue localizada por Benéitez, junto con el presidente de la junta vecinal, Miguel Ángel García, detrás de la imagen de San Martín, donde puede leerse: «Este retablo... on al santuario de la Virgen del Camino, siendo rector de esta iglesia D. Pablo del Barrio y de Santa María, D. Joseph Simón y mayordomo Mathías Pérez. Año de 1731». Debajo, en pintura blanca está escrito «Año 1920», fecha que posteriormente se explicará.

 

Pero hay que volver al comienzo. El responsable de Restaurart cita el libro La Virgen del Camino de León, por José González, donde en las páginas 59 y 60 se hace referencia al caso. En un párrafo se dice que «El nuevo retablo (de la Virgen del Camino) se ajustó con Pedro y Antonio Valladolid en 1730 en 8.000 reales y además el viejo retablo para los escultores». Y también que «el retablo que se sustituyó y debía ser una joya había sido encargado a Juan Sedano» en Palencia. Esta anotación nos da ya un nuevo dato de nuestro retablo que en un primer momento se hizo para la Virgen del Camino. Fue Juan Sedano quien lo construyó en Palencia entre los años 1657 y 1659 (fechas que vienen confirmadas en libros de actas).

 

Otro libro, El retablo barroco en la provincia de León, de Fernando Llamazares Rodríguez, escrito en 1991, da un paso más. Confirma que Antonio y Pedro de Valladollid no eran hermanos (como se ha dicho en varias ocasiones) sino padre e hijo. En este libro Llamazares vuelve a confirmar que nuestro viejo retablo fue construido en Palencia junto a otros dos colaterales por Juan Sedano a mediados del siglo XVII. Cita que en las actas capitulares de la catedral de León se dice que en 1659 estos retablos estaban hechos.

 

Pero los gustos de la época cambian y en el siglo XVIII se encarga uno nuevo a Antonio Valladolid, en el que además del dinero estipulado se les entregará el viejo retablo. Y afirma textualmente: «Antes de finalizarse este retablo ya entraba en venta el antiguo, pues el trece de febrero de 1730 Antonio Valladolid se ponía en contacto con el concejo y parroquiales de Nuestra Señora y San Miguel de Ardón para que le compraran el retablo y se instalara en la iglesia de San Miguel» (hoy desaperecida), por «dos mil ochocientos reales». Continúa Llamazares: «A continuación se ordena hacer la escritura de la compra para traerlo a la parroquia de San Miguel».

 

Ya tenemos a nuestro retablo en Ardón, más cerca de su destino actual en Mozóndiga, después de haber sido construido para la Virgen del Camino.

 

Llamazares Rodríguez en su publicación de 1991 asegura que «Por desgracia este retablo de San Miguel de Ardón ya no existe. Conocido y descrito por Manuel Gómez Moreno en su Catálogo Monumental de León de él decía: ‘su retablo principal es de la mitad del siglo XVII, con cuatro columnas corintias estiradas en espiral, Crucifijo en un ático y cuatro lienzos pintados en las calles laterales, con figuras a mitad del tamaño natural; representando las adoraciones de Jesús, Presentación y Asunción de la Virgen, obras amaneradas, italianizantes y de buen aspecto que recuerdan, por su colorido, las de Eugenio Caxés». Exactamente el que hoy luce en Mozóndiga. Así que Llamazares se equivocaba. Sí existe. Y está muy cerca. En Mozóndiga. ¿Pero como dio el salto desde Ardón? Javier Benéitez vuelve a descubrirlo en su investigación.

 

Ayudado por Carmelina Ordóñez, quien el indica la fecha y el libro depositado en el Archivo Histórico Diocesano de León en la que se habla de la compra del retablo. Es el Libro de Inventario de la Iglesia de Mozóndiga, Elencos año 1910, en el que el párroco de Mozóndiga, Patricio del Reguero, escribió: «El día veintitrés de junio del año mil novecientos diez y nueve, fue adquirido y trasladado a esta parroquia de la de Ardón (suprimida de San Miguel) el retablo del Altar Mayor. El pueblo se mostró desagradecido e ingrato, y debido a esto no fue colocado en esta iglesia hasta el año siguiente, celebrándose ante él por primera vez el Santo Sacrificio de la Misa el día 8 de septiembre de 1920. En el centro apareció una inscripción que dice: ‘Este retablo lo compraron los vecinos de Ardón al Santuario de la Virgen del Camino, año 1731’. Está dorado en 1662. Mozóndiga 8 de septiembre de 1920».

 

El círculo se cierra. Todo está claro. El cura de Mozóndiga corroboraba, en 1920, toda la investigación. El actual retablo de la iglesia de San Martín de Mozóndiga fue construido en Palencia a mediados del siglo XVII por Juan Sedano, para el Santuario de la Virgen del Camino. De allí, cuando se hizo el nuevo, paso a Ardón vendido por el escultor Antonio de Valladolid que lo había obtenido como parte de pago por la construcción del nuevo en 1730 (ó 1731). Y en el año 1919 fue vendido por Ardón a Mozóndiga, pero en la ‘famoso’ párrafo escrito en el propio retablo se puso 1920 porque fue el año en el que se dijo ante él la primera misa en la localidad paramesa.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/provincia/ajetreado-recorrido-retablo-mozondiga/201910140202481947591.html


© 2019 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España