Imprimir

Emerge el viejo cenobio de Compludo

Carlos Fidalgo | 20 de septiembre de 2020

Dos catas de tres por cinco metros y de tres por tres han centrado la excavaciones. DL
Dos catas de tres por cinco metros y de tres por tres han centrado la excavaciones. DL

Los arqueólogos dan con nuevos restos del primer monasterio del Bierzo y con las excavaciones de Menéndez Pidal

El estudio de los orígenes del monacato busca la declaración de Patrimonio de la Humanidad para la Tebaida

Una cata de cinco por dos metros y otra de tres por tres metros cuadrados en una pradera de Compludo esconden nuevas pistas sobre el orígenes del monacato en el Bierzo.

Ese es el espacio de terreno donde este verano el equipo dirigido por el historiador Artemio Martínez Tejada y el arqueólogo Marcos Muñoz Sánchez han hallado nuevos restos, todavía sin datar, del que fue el primer cenobio de la Tebaida Berciana, fundado por San Fructuoso en el siglo VII y habitado durante siglos en sucesivas reedificaciones.

Los trabajos han permitido sacar a la luz restos de muros de piedra bien escuadrados que en algún momento se derrumbaron por avenidas de agua, y algunas piezas menores de cerámica.

Cronología del hallazgo

«Hemos localizado lo que buscábamos, pero todavía no hemos hallado un fósil director para datarlo»

Y por si hubiera alguna duda de que pertenecen al monasterio de Compludo, las catas en el ‘Prao’ la iglesia, como lo llaman los vecinos, también han servido para dar con las huellas que en los años 1956 y 1957 dejaron las excavaciones de José Menéndez Pidal, el primero que se interesó por escarbar en los orígenes de la Tebaida.

Vista aérea de la zona excavada, cubierta con una lona. DL
Vista aérea de la zona excavada, cubierta con una lona. DL

«Hemos localizado lo que andábamos buscando. Pero todavía no hemos encontrado un fósil director que nos permita datar con más precisión los restos, que podrían ser del siglo VII, del XII o del XVI», explica Martínez Tejada, a la espera de que los análisis de la cerámica con termoluminiscencias ayuden a conocer, a final de año, la fecha más exacta de las estructuras halladas.

Orígenes de la Tebaida

Con los restos cubiertos y protegidos, Martínez Tejada recuerda que en la zona de Compludo hay hasta nueve fincas con material arqueológico. Y la propia iglesia de los Santos Justo y Pastor del pueblo fue edificada en el siglo XVI con las piedras de una iglesia anterior vinculada al monasterio, la de Santa María Veiga.

El equipo que estudia los orígenes de la Tebaida ya había dado en una excavación anterior en el año 2018 con restos del monasterio de Compludo.

Si finalmente correspondieran a la etapa de su fundación monástica por San Fructuoso, el historiador que codirige las excavaciones. «No sabemos nada de su organización, vamos a palos de ciego», asegura, con la esperanza de que las excavaciones sirvan para aportar información.

Dos catas

Las catas han hecho emerger estos de muros de piedra bien trabajados, afectados por el agua

Las excavaciones no han permitido, eso sí, dar con ningún enterramiento ni resto orgánico, que hubieran aclarado más rápido la cronología de los restos.

El equipo de Martínez Tejada y Muñoz Sánchez sí han dado con los restos de las excavaciones en el mismo Prao La iglesia que hace más de sesenta años llevó a cabo el arquitecto-conservador del Patrimonio Nacional José Menéndez Pidal.

Aquella campaña por la zona ya permitió sacar a la luz algunas piezas de interés que se conservan en el Museo del Bierzo como un modillón de lóbulos localizado en Palacios de Compludo y un capitel corintio que perteneció al cenobio, cedido por la parroquia.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/bierzo/emerge-viejo-cenobio-compludo/202009200132262046333.html


© 2020 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España