Imprimir

Esas orejas de soplillo

Eduardo Aguirre | Periodista y escritor

Eduardo Aguirre | 31 de enero de 2020

Todo nacionalismo se basa en la adulación, en decirle al bajito que es alto, incluso cuando está en chanclas. Además, no en decírselo de vez en cuando sino a todas horas. Y si bien a nadie le amarga un dulce, tampoco es cuestión de propiciar la diabetes. Por ejemplo, el nacionalismo catalán nació alrededor de una mesa camilla y de unos bostezos en medio de una partida de parchís. Es lo que tiene el aburrimiento de provincias. En fin, fue un invento burgués para matar el rato. Pero los bajitos no son altos, por mucho que se les riegue la autoestima, ni Adán fue catalán y culé. Y además, es que no hay nada malo en ser bajito. Mickey Rooney lo era y se casó con Ava Gardner, cuando esta tenía 40 esplendorosos años. Duraron un año, menos que el acta de diputado de Torra. Por cierto, lo dejó ella porque el bajito le era infiel. El de momento presidente de la Generalitat es alto, pero su clase cae siempre en moqueta. Salvo que termine preso, claro. Sánchez ha aplazado la reunión que tenía con él. Aplazarlo es una forma fina de «vuelva usted mañana, a ver si con un poco de suerte». Los separatistas exigen que se mantenga la fecha del 6 de febrero. Ellos lo llaman reunión de presidentes y de gobiernos, como si jugasen en la misma liga. Torra insiste en que quiere hablar de «autodeterminación, amnistía y el fin de la represión». Que es como decir de ovnis, amor libre y de la burra grande, ande o no ande. También este columnista le pidió en 1968 una cita a Marisol. Lo importante es esperar sentado. Y no hacerse mala sangre.

Sí, el nacionalismo se basa en la patraña de piñón fijo. Vale, a todos nuestra señora madre nos convenció de que éramos más bonitos que un san Luis. Y la creímos, del mismo modo que lo hicimos con lo de la cigüeña o que a Baltasar se le olvido el Scalextric. Pero luego ya llegaba la abuela y te espetaba «Tus orejas de soplillo no son Gutiérrez sino Fernández.». Era entonces cuando el nacionalismo doméstico te hacía aguas y entrabas en la contestaria edad de la espinilla.

Si la Generación del 98 pudiera vernos, y es muy posible que lo esté haciendo, pues en lo alto hay catalejos, se daban todos al chinchón. Así no hay quien se concentre, ni siquiera en el parchís.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/eduardo-aguirre/esas-orejas-de-soplillo/202001310938501982324.html


© 2020 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España