Imprimir

Evita once años de cárcel por la falta de pruebas de los abusos contra su sobrino

REDACCIÓN | 09 de junio de 2020

Un varón para el que el Ministerio Fiscal proponía una pena de once años de prisión, acusado de abusos sexuales sobre su sobrino, fue absuelto por la Audiencia Provincial, al triunfar las tesis de la defensa que considera que la imputación obedeció a una estrategia de la denunciante, que había iniciado los trámites del divorcio de su marido (hermano del acusado) y que pretendía perjudicarle en el proceso.

La madre del menor, de origen sudamericano, veía con reticencias la buena relación de su hijo con su tío y acababa de perder una sustancial suma de dinero en un negocio que habían iniciado ambos juntos. «No me cabe duda de que ella, con esta denuncia, buscaba otras cosas», aseguró el padre del menor durante el juicio, el que defendió el comportamiento de su hermano en todo momento. «Si hubiera consentido lo que ella dice que pasaba, el que tendría que sentarse aquí en el banquillo soy yo», aseguró el progenitor. El sospechoso negó en el juicio las imputaciones. «Yo le bañaba los fines de semana, pero nunca hice nada impúdico», aseguró. «Él siempre decía que el bimbero se lo lavaba el solito. Nunca le froté con la mano, siempre con la esponja. Es falso que le tocara en mi furgoneta y dormía con él porque había cogido la costumbre desde pequeño. Fuimos a la República Dominicana de vacaciones sus padres, él y yo y también durmió conmigo. Ella ahí no vio nada raro», aseguró durante la vista que se celebró en la Audiencia.

La sentencia considera que no está probada la acusación. La madre del pequeño aseguró que el niño, desde entonces, tenía tendencia a meterse la mano en el trasero. «Tuvo lombrices», aseguró el padre del menor.

«Le vi sangre en el calzoncillo», repuso la madre. «¿Solía tener mucho estreñimiento?», protestó la defensa. «Sí», reconoció la progenitora.

«¿Por qué llevó al niño a Adavas antes que al pediatra», inquirió la defensa. «Porque pensé que ellas tenían más experiencia de esas cosas», repuso la mujer.

La abogada de la madre del menor puso sobre la mesa un ingreso del niño en un hospital dominicano durante aquellas vacaciones. Lo achacó a unos mordiscos del tío al pequeño en los glúteos. «Es falso», replicaron el padre del menor y el acusado. «Le picó un bicho y le provocó fiebre».

El niño presentaba un reconocido retraso madurativo que le llevaba a usar pañal.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/leon/evita-once-anos-carcel-falta-pruebas-abusos-sobrino/202006090132332020252.html


© 2020 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España