Imprimir

La gran quimera de la realidad de Carlos Muro llega a Alemi

Pacho Rodríguez | 05 de diciembre de 2020

El artista utiliza una técnica de pincelada pixelada que se aproxima al puntillismo. DL
El artista toledano protagoniza la nueva exposición de la galería leonesa en la que deslumbra en formato grande con pinturas en gris en un arte figurativo extremo

Cualquier parecido con la realidad siempre será una quimera. O la pura verdad de Carlos Muro, que es algo de lo que se verá a partir de hoy a las 19.30 horas, cuando en la Galería Alemi se inaugure la exposición de este toledano que sería el pintor de los grises infinitos y que los consigue con tanta maestría que hay que advertir que esas obras en blanco y negro no son una fotografía. Circunstancia inevitable, pero que se torna anecdótica porque la profundidad de lo que hace Muro va más allá de la destreza. Obras de gran formato en esta exposición espectacular son las credenciales del artista y de la galería Alemi, en la plaza de las Palomas.

«A primera vista, los espectadores podrían pensar de su obra que es hiperrealista. Sin embargo, no es más que una apariencia, porque el cuadro está hecho con una pincelada «pixelada», de manera similar al puntillismo, que nos implica en una quimera», explican los estudiosos de su obra. Pero es que a partir de este juego el observador ya estará sumergido en el relato que propone Muro. Y no se trata de replicar sino de crear. Lo que pasa es que muchas veces parece que cuando Carlos Muro crea, eso nuevo que surge, en realidad conecta con lo creado. Es decir, que hay una obra que se parece tanto a lo que es, que no es lo que parece. Como debe ser. Acepten el juego.

Más datos autobiográficos y autorizados por el autor aseguran que se trata de un pintor autodidacta, nacido en Toledo en 1947 y en la actualidad residente en Madrid. «Carlos Muro es El pintor de los grises», dicen.

Un lenguaje propio
El pintor de los grises tendrá presentes sus obras en Alemi hasta el 22 de diciembre

Cuando Carlos Muro decidió dedicar su vida a la pintura ya había cumplido más de 40 años, y aunque la estabilidad que le daba su profesión de ingeniero le resultaba gratificante, abandonó la multinacional en la que trabajaba para dedicarse a una carrera artística donde ya acumula más de 30 años de experiencia.

Se narra así esa trayectoria previa que es parecida a la que uno asiste cuando se aproxima a su obra y a su lenguaje propio.

Hay un par de hitos en su historia que explican en parte su trayectoria. Y tratándose de Muro, estos hitos no son sucesos vitales sino personas, que aparecerían en ese autorretrato de grises definitivo de su vida. Porque, por lo que se ve, cuando hace uno, le sale un autorretrato, pero por cuatro (este existe de verdad). Sí es real que entre sus referentes artísticos destaca al italiano Giorgio Morandi. Pero recuerda con especial cariño a su primo Luis, un pintor abstracto que, a su regreso de Londres, sorprendió al pequeño Carlos, de 14 años, con grandes habilidades artísticas, mostrándole las inmensas posibilidades que existían en esta profesión. Sin embargo, aunque sus inicios fueron dentro de la pintura abstracta, pronto descubrió que el arte figurativo cubría mejor sus expectativas, aunque no deja de recordar aquellos momentos entrañables en el taller de su primo.


‘Bosque’ es una de las obras representativas del estilo que practica el toledano Carlos Muro. DL

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/cultura/gran-quimera-realidad-carlos-muro-llega-alemi/202012050234132067310.html


© 2021 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España