Imprimir

Los hosteleros mantendrán las estufas de las terrazas para no perder clientes

César González | 20 de enero de 2020

Dos jóvenes leonesas disfrutan de su consumición en pleno invierno al calor de la estufa. RAMIRO
Dos jóvenes leonesas disfrutan de su consumición en pleno invierno al calor de la estufa. RAMIRO
La prohibición de calefactores en Rennes por su alta contaminación siembra la polémica en León

Algunas ciudades españolas ya han mostrado su apoyo, u oposición, a la iniciativa ecologista de Rennes de prohibir el uso de estufas en las terrazas de los bares y que puso en marcha el pasado 1 de enero. León también entra al trapo con los hosteleros en contra de esta prohibición que valoran de forma negativa. La ciudad francesa fijaba como objetivo de la medida reducir la emisión de gases que contribuyen al calentamiento global ya que, según un cálculo de especialistas, cuatro bombonas de butano funcionando ocho horas al día producen tantas emisiones como las que emite un coche al recorrer 350 kilómetros. Martín Méndez, presidente de la Asociación de Hostelería de León, asegura que hay formas alternativas de contribuir al compromiso con el planeta. «Hay otras cosas que contaminan mucho más y se podría empezar por ellas. Al final el método de las estufas ha surgido para agradar al cliente y que estén cómodos y no me parecería muy bien que lo prohibieran», confirma.

Otro aspecto a considerar es que León ha sido de las últimas ciudades en unirse a la moda de las estufas en las terrazas, tendencia que empezaron a adoptar los bares de la capital tras la ley antitabaco. Anteriormente había muy pocos establecimientos con sistemas para calentar cuando ahora los tienen casi todos. «Es curioso porque pese a ser una ciudad muy fría, las estufas llegaron un poco tarde. El boom fue con la ley del tabaco. Al prohibir fumar en los bares, la gente se tiró a la calle», explica Méndez, quien advierte de que sería «muy perjudicial» para el sector «la disminución de las ventas» o «la posible reducción de la clientela por no poder fumar fuera». «Hay que pensar en los daños colaterales que tienen ese tipo de leyes, y en León hay mucha gente que come de la hostelería», denuncia el presidente de la asociación que considera que el sector podría comprometerse de otros modos. «Habría que hablarlo con los hosteleros asociados, pero hay alternativas que contribuyen lo mismo o más: gastar menos agua, utilizar bombillas de bajo consumo o comprometerse a reciclar», sentencia Martín Méndez.

Antonio Urdiales, uno de los hosteleros de León que regenta un local de la Plaza Mayor, afirma no entender la restricción de las estufas eléctricas. «Es un retraso poner las de gas, sobre todo por su peligrosidad de cara a la clientela, pero no veo sentido a quitar las eléctricas», subraya, que lamenta que «todo lo que sean restricciones que afecten al cliente es perjudicial para el sector». Además, Urdiales es un ejemplo de métodos alternativos. «Tenemos un sistema de mantas de único uso que nos pide la gente y que es muy higiénico y efectivo», garantiza, aunque le supone un incremento del gasto. «El sector hostelero y comercial ha de contratar energía verde, pero para ello necesitaría el apoyo del Gobierno central», concluye.

Otras formas de luchar
«Gastar menos agua, utilizar bombillas de bajo consumo o reciclar son métodos alternativos»

POR CUIDAR EL PLANETA

Manuel Martínez, ex presidente de Ecologistas en Acción León y actual miembro de la asociación, considera necesaria la eliminación de estos mecanismos calefactores. «Es algo que hay que quitar, con el gasto que conlleva no se puede mantener y todo lo que implique transición hacia el ahorro de energía es positivo», asegura. En cuanto a consolidar la prohibición en León, expone que debería hacerse igual que en Francia porque «es bastante fácil». «El problema es que tenemos que ir cambiando hacia otros hábitos más saludables y reducir el gasto energético», apostilla. La única alternativa posible que se plantea es que «cuando haga frío la gente se meta dentro de los bares, que es donde debe estar la calefacción y no fuera provocando un doble consumo», y reivindica que, a pesar de que los fumadores se vean afectados, «el objetivo por el medio ambiente necesita la colaboración de la gente».

Boom antitabaco
Las estufas llegaron a León con retraso, tras la legislación que prohibió fumar en los bares

TAMPOCO LO APOYAN LOS USUARIOS

La percepción de los usuarios sobre la hipotética situación de eliminar las estufas se asemeja a la opinión de los hosteleros. Algunos de los encuestados aseguran que «la gente va a seguir fumando, con o sin estufas, y buscarían alternativas». Otro entrevistado considera que la medida tiene «muy buen fondo» y apoya que se lleve a cabo en Rennes, sin embargo coincide con Martín Méndez en lo perjudicial que podría suponer para los bares ya que «su clientela disminuiría: se irían a otro bar con mejores condiciones o se dejarían de usar las terrazas en invierno».

Un último usuario concreta que es algo «indiferente con respecto al consumo de tabaco». «La gente consumiría dentro del bar saliendo a fumar cuando les apeteciera», concluye.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/leon/hosteleros-mantendran-estufas-terrazas-perder-clientes/202001200236111978530.html


© 2020 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España