Imprimir

Mañueco afronta su primer debate de política general marcado por el Covid-19

Efe | 27 de junio de 2020

El presidente del Partido Popular de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), saluda al presidente provincial del Partido, Carlos García (i). RAÚL SANCHIDRÍAN
El presidente del Partido Popular de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), saluda al presidente provincial del Partido, Carlos García (i). RAÚL SANCHIDRÍAN

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, afrontará el martes su primer debate de política general al frente del Ejecutivo, una sesión que llega condicionada por el impacto de la crisis del coronavirus, que ha causado algo más de 3.800 fallecimientos en la Comunidad según los datos del Ejecutivo y ha derivado en una crisis económica con efectos aún por descubrir.

Todos los partidos han coincidido en que este debate llega en un momento oportuno para analizar la respuesta dada por la Comunidad a esta pandemia, con el consenso mayoritario acerca de que la herramienta del pacto suscrito entre el Gobierno, el PSOE, el PP, Cs, Podemos y Por Ávila es junto a la respuesta de los profesionales de los servicios públicos, lo mejor de este tiempo.

El propósito de que lo vivido con el Covid debe servir para prevenir que no vuelva a ocurrir en el futuro es también común en los discursos políticos de los últimos días, que anticipan un debate sobre el estado de la Comunidad de mano tendida por los rescoldos del pacto, pero también duro en los reproches, que no han cesado entre Gobierno y oposición ni en la semana en que se suscribió el acuerdo.

De hecho, los firmantes del acuerdo llegan a este debate con la duda de si el pacto tiene sentido o no en un contexto en el que, a la hora de concretar las medidas, surgen los desacuerdos, como ha ocurrido esta misma semana con el decreto ley de simplificación de trámites administrativos y ambientales, que ha motivado el voto contrario del PSOE y Podemos, dos de los firmantes.

"No tiene mucho sentido firmar un pacto que solo obliga a una parte", ha avisado el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, de cara al debate del martes, en el que previsiblemente también surgirán amplias diferencias sobre lo que debe ocurrir con el modelo residencial que se propone reformar la Junta de Castilla y León.

En este sentido, ha surgido otro motivo de discordia acerca de un asunto que parecía cerrado en el acuerdo, como es la posibilidad de que la gestión de las residencias durante la pandemia sea analizada en una comisión de investigación, como pide Podemos y a lo que no se opone Ciudadanos, uno de los partidos que forman parte del Gobierno autonómico.

La duda parece estar en si el PSOE respaldará la demanda de Podemos para sacar adelante esta comisión de investigación, ya que inicialmente los socialistas dieron por bueno que fuera la Junta la que elabore un informe, que posteriormente sería debatido en una comisión ordinaria de las Cortes, pero ahora su secretaria general del Grupo, Patricia Gómez, ha dicho que "habrá que estudiar" qué hacen finalmente.

Otro de los flancos que previsiblemente generará tensión entre el Gobierno y la oposición será el futuro de la Sanidad, aunque una vez superado el escollo inicial de la reapertura de los consultorios rurales que el PSOE puso como condición para avanzar en el pacto, se abre una mesa negociadora de la que debería salir la sanidad del futuro inmediato y también la que deberá hacer frente a los temidos rebrotes de los que se habla con el horizonte temporal del otoño.

En materia de empleo, otro de los caballos de batalla que suele centrar el intercambio de golpes entre gobierno y oposición, este año está condicionado totalmente por el impacto del coronavirus sobre la economía, con una ristra inacabable de miles de afectados por los ERTE, unos 200.000, de entre quienes una buena parte no recuperará su empleo una vez que remita definitivamente la pandemia.

Está por ver cómo afecta la pandemia y sus consecuencias económicas a la despoblación, en una Comunidad que siguen perdiendo habitantes año tras año por la vía del saldo vegetativo negativo, propio de una sociedad envejecida que no compensa las muertes ni por la vía de los nacimientos, ni por la vía de la llegada de migrantes.

Tras los trece debates de política general que protagonizó el anterior presidente Juan Vicente Herrera, el martes será el turno de Alfonso Fernández Mañueco, que ha vivido varios como consejero y desde la bancada del Grupo Popular, pero que se estrenará en estas lides con el convencimiento de la solidez de este acuerdo de gobierno entre el PP y Cs, reforzado también con la gestión de la pandemia, a decir de los propios firmantes.

El debate arrancará el martes a las doce del mediodía con una exposición de Mañueco, sin límite de tiempo, tras lo que se producirá el habitual receso para entablar, ya por la tarde, el debate con los grupos parlamentarios.

Abrirá la sesión vespertina, a las cuatro de la tarde, el portavoz del Grupo Socialista, Luis Tudanca, con un límite de 30 minutos, el mismo tiempo que se tendrán que repartir los integrantes del Grupo Mixto -Podemos 12 minutos y 6 para UPL, Por Ávila y Vox-, y también el mismo que el Grupo Ciudadanos y el Grupo Popular, que cerrarán las intervenciones.

El presidente podrá contestar a los grupos de forma individual o agrupada y sin límite de tiempo, mientras que los portavoces le darán réplica durante 15 minutos para cada uno de los grupos parlamentarios, a lo que seguirá el último turno de Mañueco.

Tras el debate, los grupos parlamentarios dejarán para el miércoles las defensas y votaciones de las propuestas de resolución que cada uno de ellos realizará como consecuencia del debate, y que suelen materializar los acuerdos y desacuerdos más evidentes entre el Gobierno y la oposición.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/castillayleon/manueco-afronta-primer-debate-politica-general-marcado-covid-19/202006271123352025515.html


© 2020 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España