Imprimir

Me quito el sombrero

Eduardo Aguirre | Periodista y escritor

Diario de León | 28 de enero de 2020

Explicar cómo un niño de Mora de Luna ha llegado con los años a ser un gran interprete de las canciones popularizadas por Elvis, Sinatra, Dean Martín… pero además a cantar muy bien soul y blues… excede la extensión de esta columna. Pero Javier Arias no se detiene ahí, pues toca la trompeta y compone. Grande de estatura y de calidad artística, presentará este viernes en el Auditorio de León, su nuevo disco: Nice & easy. No faltaré. En otra columna les confesaba lo mucho que me gustaría que un día versionase That’s life, el clásico que suena en Joker, en una de las escenas más emblemáticas de la película. Pues bien, me ha mandado un correo adelantándome que la interpretarán en el concierto. Él ya la había grabado hace una década, debí suponerlo, pues sabe ver dónde está el oro. Aun así, el mérito de la incorporación corresponde en un 70% al ectoplasma de Sinatra y un 30% al ángel del camino. Este juglar de columnas solo le hizo una oferta que no pudo rechazar. Arias es un caballero y su humildad es destello de distinción. Tiene swing y desgarro, puede versionar a Porter pero también a Chet Baker, sin dejar de ser él. Lo suyo es humanismo musical. Solo muy de tarde en tarde surge un cantante así. Y ha sido en León.

Lo mismo te conmueve con un fraseo que te pone a chasquear feliz los dedos. Tiene el don. Qué sobrecogedora su Moon love, en su homenaje al gran Baker. Hace años le advertí sobre el peligro de vestirse de Elvis. Me quito el sombrero y le pido disculpas. No sabía entonces que él era su propia carretera, repleta de neones.

Él y Baillo logran que los clásicos brillen de nuevo, para disfrute de jóvenes y de quienes ya no lo somos. Cuando este sábado cante Así es la vida sentiré un pinchazo de complicidad. Me atrevo a sugerirle otra para su repertorio futuro, que popularizó Dino Martin: Bumming around. Y sin necesidad de cantarla con un güiski en la mano, que luego hay que regresar a casa: «I’ve got nothin’ to lose/ No tengo nada que perder/ No even the blues/ni siquiera el blues/ (…) I’m as free as a breeze/ Soy libre como la brisa». Arias, un leonés en libertad. Tócala de nuevo, amigo. Siempre con corazón, el único instrumento que suena mejor roto. Nos vemos en el Auditorio.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/eduardo-aguirre/me-quito-el-sombrero/202001280920101981162.html


© 2020 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España