Imprimir

¡Rediez!

Eduardo Aguirre | Periodista y escritor

Diario de León | 25 de octubre de 2019

Me encontraba inmerso en la lectura de A través del Quijote, la nueva obra de José María Merino, cuando exclamé un sanchopancesco: «¡Rediez!». Allí, en la página 208, el profesor Eduardo Souto, alter ego del autor, informa - a su compañera- que ha leído mi ensayo sobre el humor cervantino. Feliz y perplejo me pregunté cómo habría llegado a sus manos de papel. «El primer día que me cruce con mi ilustre tocayo se lo pregunto», me dije. ¿Y no será mejor ir directamente a Merino, el padre del personaje?», se me apostillará. No, ¿acaso sabe Cervantes lo que hace Cide Hamete Benengeli en sus ratos libres? Don José María más que padre es padrastro. Todo un honor pulular por sus páginas, tan bellamente maquetadas y editadas por Jesús Egido para su Reino de Cordelia. ¡Estoy en la biblioteca del profesor Souto, rediez! Un libro coral de géneros (novela, viajes, cuentos y cuentines, ensayo cervantista, fantasía…), en el que Merino y sus yoes pasan el espejo sobre la primera novela moderna. Donde Celina alega, Souto disiente; o al revés, que para eso son pareja que se quiere. Donde un alumno aventura, Sabino Ordás puntualiza. Y mientras, Merino aparece y desaparece… Gran literatura, inteligente y muy divertida, sabia en sus reflexiones cervantinas de lector y de escritor. Sin duda, Delibes y Martín de Riquer le escribirán un tarjetón expresándole sus parabienes, especialmente por esa genial pirueta sobre quién fue Avellaneda. Si Cervantes nos enseñó a diferenciar autor de narrador, el académico da otras vueltas de tuerca.

Una obra muy nuestra. También aparecen citados Trancón y Tomás Álvarez, con sus trabajos cervantinos. Y Emilio Martínez Mata, quien dará hoy la conferencia Lecturas del Quijote, en la Biblioteca Pública. En el in memoriam abundan otros muchos nombres de amigos leoneses, suyos y nuestros, que nos dejaron.

Me queda muy poco para concluirlo y ya sé que será un libro cabecera. Quijote comentado y reinventado, proclama de gratitud. Saber vivo, no amojamado. Reto de madurez, llevado a cabo ya alcanzada «la edad para afrontarlo». Don José María si ve a su alter ego dele de mi parte las gracias por haberme leído. No se pierdan A través del Quijote. Un logro sobresaliente, ¡rediez!
Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/eduardo-aguirre/rediez/201910250926101951435.html


© 2020 Diario de León

EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España