Diario de León

TENIS

Roberto Bautista cae ante Tommy Paul en el Abierto de Australia

España se queda sin representantes tantos en el cuadro masculino como en el femenino en el primer Grand Slam de 2023 Novak Djokovic supera a De Miñaur por la vía rápida y se medirá en cuartos al ruso Andrey Rublev

Roberto Bautista se despidió del Abierto de Australia tras caer frente a Tommy Paul. CARRETT

Roberto Bautista se despidió del Abierto de Australia tras caer frente a Tommy Paul. CARRETT

Publicado por
León

Creado:

Actualizado:

El castellonense Roberto Bautista (25 ATP) cayó en los octavos de final del Abierto de Australia frente al estadounidense Tommy Paul (35) por 6-2, 4-6, 6-2 y 7-5, tras tres horas y 19 minutos, por lo que España se quedó por primera vez desde 2006 sin ningún representante en los cuartos de final del torneo.

Paul, que venció en la segunda ronda al malagueño Alejandro Davidovich (30), se confirma como la bestia negra para los españoles, después de superar sus once últimos encuentros frente a tenistas de esta nacionalidad. Bautista fue el último superviviente de una representación española que sufrió un duro revés antes de que el torneo diera el pistoletazo de salida con las bajas por lesión de Carlos Alcaraz y Paula Badosa. Luego llegó la prematura e inesperada caída del vigente campeón, Rafael Nadal, lesionado.

"Fue una batalla muy física, siempre que juego contra él es una guerra. Me ha dado la sensación de que estaba corriendo mucho, tenía que buscar situaciones ofensivas", comentó el estadounidense sobre la pista Margaret Court tras la finalización del choque. Respecto a su siguiente rival, su compatriota Ben Shelton, aseguró: "Él perdía 2-1 cuando he empezado a jugar. Feliz de jugar contra un estadounidense en siguiente ronda porque eso quiere decir que habrá uno en semifinales".

Bautista se descentró en los primeros compases del partido después de recibir una advertencia de la jueza de silla por agotar el tiempo entre puntos, con un servicio que acabaría perdiendo. No consiguió evadirse y protestó airadamente a la jueza, que llamó a la supervisora para que escuchara las demandas del castellonense, de 35 años.

Su enfado le costó un primer parcial, que se lo quedó el estadounidense de 25 años por un claro 6-2 tras confirmar el doble 'break'. Reaccionó en el momento más oportuno, cuando el americano lideraba la segunda manga con rotura de ventaja, con un ‘break’ que le hizo olvidar aquella advertencia que le sacó de quicio.

Repitió rotura cuando el marcador lucía un favorable 5-4 y estableció una momentánea igualada que haría cambiar de estrategia a Tommy Paul, que abogaría por la vía conservadora. El estadounidense, más fresco, optó por largos intercambios, en lugar de buscar el golpe ganador para acortar el punto, y se encontró con un Bautista que sufrió con el revés paralelo y cometió 15 errores no forzados, muy impropios del castellonense. El resultado fue de 6-2 para el de Nueva Jersey y resultó demoledor para un Bautista que no se recompuso.

El cuarto set, que acabó siendo el definitivo, fue testigo de largos peloteos y disciplina tenística por parte de los dos jugadores, que prefirieron que el set se decidiera por detalles mínimos en la recta final. El físico de Paul prevaleció sobre el de Bautista, que ya se sometió a una maratón de largos intercambios ante el británico Andy Murray. El estadounidense se apuntó una rotura ‘in extremis’ y finiquitó el choque con un servicio que funcionó a la perfección tras conceder dos ‘breaks’ en cuatro sets.

No pudo Bautista convertirse en el quinto español en la Era Open en alcanzar los cuartos de final en más de una ocasión en el Abierto de Australia. Él lo hizo en 2019.

 

TRIUNFO SOLVENTE DE DJOKOVIC

El serbio Novak Djokovic (4) pasó por encima del australiano Alex De Miñaur (22) al superarle por un rotundo 6-2, 6-1 y 6-2 en dos horas y seis minutos y se enfrentará en los cuartos de final del Abierto de Australia al ruso Andrey Rublev (5)

El campeón de 21 títulos ‘major’ no acusó las molestias en el muslo de la pierna izquierda que le dificultaron los desplazamientos en sus largos duelos previos contra el búlgaro Grigor Dimitrov (27) y el francés Enzo Couacaud. "Gracias por venir esta noche. Quería ganar en tres sets, siento que no hayáis podido presenciar un partido más largo. Los primeros juegos fueron igualados y a partir de ahí me sentí más suelto y él estaba más tenso. Tenía que enfocarme en eso", explicó al extenista Jim Courier sobre la Rod Laver Arena.

"Jugué el mejor partido de lo que llevamos de temporada. No he sentido ninguna molestia esta noche", agregó ante un público que celebró con mayor ímpetu la noticia de su recuperación que la consecución del punto de partido. Fue la tarde más placentera para un Djokovic que en rondas previas se había topado con un guerrero Roberto Carballés en primera ronda y que había lidiado con sus problemas físicos tanto en segunda contra Couacaud como en tercera con Dimitrov.

La propuesta de De Miñaur, jugador criado tenísticamente en Torrevieja (Alicante), le vino como anillo al dedo a un Djokovic que hizo trizas los golpes planos de la única esperanza ‘aussie’, que fue incapaz de abrir la pista y dominar. La superioridad del de Belgrado se tradujo en los nueve golpes ganadores de su rival que estuvieron acompañados de 28 errores no forzados.

De Miñaur, que cayó en la misma ronda en la edición pasada, no pudo ni atacar ni defender y dio la confianza necesaria a Djokovic, que ve cada vez más cerca su corona ‘slam’ número 22, que le serviría para igualar la cifra del español Rafael Nadal (1).

Su siguiente rival será el ruso Andrey Rublev (5), con el que mantiene un cara a cara favorable de 2-1. “Es un top-10 establecido en los últimos años. Muy explosivo. Un poco como De Miñaur, así que espero que el resultado sea el mismo”, comentó sobre su próximo escollo. Por su parte, Rublev se llevó un duelo dramático ante el danés Holger Rune (9) por un ajustado 6-3, 3-6, 6-3, 4-6 y 7-6(9). El moscovita salvó al saque dos pelotas de partido con el 5-6 del últimos set y remontó un 0-5 en el superjuego de desempate, en el que el danés llegó a salvar dos puntos de partido antes de ceder el tercero, que fue el definitivo. 

tracking