+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La mina que cambió la historia de Las Médulas

 

Galería de la mina romana subterránea de Llamas de Cabrera en el paraje de La Casarina y abajo rampa de acceso. - ramiro

07/09/2014

Corría el año 2002 cuando la asociación ProMonumenta afrontaba su tercera campaña de limpieza en los canales romanos. Era verano y el voluntariado descansaba descansaba después de comer. Pero Roberto Matías nunca ha sido de hacer siesta y se fue a dar un paseo por los alrededores. Así fue como encontró la primera mina de oro romana subterránea de la provincia de León y la que hasta ahora es la más grande de las halladas en España, no así en el cercano Portugal.

La mina se encuentra en el paraje de La Casarina, en Llamas de Cabrera, y su estudio cambió la historia de Las Médulas. «La teoría asentada es que Las Médulas se cerraron debido a una crisis monetaria en el imperio romano, pero esta mina es posterior al fin de las labores en Las Médulas puesto que para explotarla tuvieron que romper los canales de abastecimiento de agua», explica. La mina subterránea está en una de las etapas del Sendero Canales Romanos de Las Médulas GR-292. La galería por la que se accedía a los macizos de cuarzo para extracción del metal precioso está a 30 metros de profundidad y se han encontrado dos bocas de acceso. Las huellas de las picadas para abrir la galería y los huecos que abrieron en sus paredes para fijar los lucernarios atestiguan su origen romano. La mina está intacta desde entonces.

Los romanos sacaban los macizos de cuarzo al exterior y lo machacaban en morteros para extraer el oro. Primero hubo trabajos exteriores con canales hidráulicos. De hecho la red de 26 kilómetros de canales con sus doce depósitos sirvió como base para hacer la cartografía de los canales a Las Médulas. Con posterioridad a los trabajos en superficie, los romanos realizaron, en el paraje de La Casarina, no menos de 20 labores bajo tierra, muchas de las cuales superan los 50 m de profundidad. «Su estudio global parece indicar la existencia de un conjunto estructurado de pozos y galerías, que se repartían por una empinada ladera, salvando un desnivel de 350 metros», explica el ingeniero.

Las labores mineras de este complejo minero se distribuyen por un área de casi cuatro kilómetros cuadrados en los que se encuentran abundantes vestigios, tanto de minería hidráulica en superficie como de minería subterránea. Aventurarse por su interior de la mano de un experto como es su descubridor es sumergirse en la historia.





Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla