+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Bárcena da luz al esquí acuático

Una decena de niños con deficiencias visuales practican el deporte en el pantano berciano tras adaptar los esquíes y la metodología. Un proyecto pionero en España

 

Para que los pequeños con deficiencia sensorial puedan esquiar sobre el agua se adaptan los esquíes - ana f. barredo

a. Calvo | ponferradaa. Calvo | ponferrada 30/05/2011

«No sólo les sirve a ellos, también a nosotros para darnos cuenta de que son iguales». María Teresa Garnelo, madre de una niña con deficiencia visual hacía este comentario en el pantalán del Club Naútico Casino de Ponferrada mientras su pequeña Raquel navegaba. La niña forma parte de una decena de pequeños de las comarcas del Bierzo y Laciana que han practicado durante este pasado fin de semana esquí naútico en el pantano de Bárcena a través de una iniciativa impulsada por la Once, la Junta y el club Deportivo Esquí Naútico de León.

El proyecto, pionero en España, se basa en adaptaciones específicas en los esquíes, para que vayan más rígidos, y en el proceso y la metodología. Los pequeños, una vez en el barco y con los esquíes puestos se agarran a una barra mientras se deslizan por el agua. «Estamos peleando para que el esquí naútico esté al alcance de todos», explicó desde el barco el profesor Mario Suárez, que añadió que los pequeños con discapcidades sensoriales pueden disfrutar con este deporte adaptado «de sensaciones a todos los niveles, tanto motoras como físicas, además de la libertad que les da».

Jacqueline, que cursa segundo de la ESO, y antes de subirse al barco tenía «un poco de miedo». A su lado, el pequeño José Antonio Fernández, estaba esperando para repetir por la tarde la experiencia. «Yo fui el primero, no me daba mucho el aire», reconoció valiente tras apuntar que él también esquía en invierno en Leitariegos.

Con los diez niños y sus orgullosos padres estaban la profesora y la orientadora del equipo de la Junta que trabaja con estos pequeños en sus colegios, Mónica Arias y Margarita González. «Hay que promocionar el deporte entre los niños y que sepan que pueden hacer cualquier tipo de actividad», explicaron ambos, para añadir que, además, con este tipo de iniciativas «tienen nuevas sensaciones, se superan, pierden el miedo a lo desconocido y aprenden a moverse en diferentes medios».

La «preparación mental» de los padres y de los niños -”que tienen enfermedades como retinosis pigmentaria, nistagmus, glaucoma o atrofia óptica que les reduce su capacidad de visión-” es básica. «Se ha caído y se ha levantado», dijo Juan Carlos López, padre de Estefanía mientras ésta seguíaesquiando. Pero todos reconocen que iniciativas como las del esquí acuático dan confianza a los pequeños y son capaces de romper las barreras. «Es muy positivo y aprenden», comentó María Duarte, madre de Jacqueline.





Buscar tiempo en otra localidad