+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La carta integradora y viral de Alejandra

Una niña ponferradina con dispacidad pide a Educación poder ir al colegio que quiere, al lado de casa y con recursos, y no a uno a 8 kilómetros.

 

19/05/2019

m. c. | ponferrada

Con tan sólo cuatro años, Alejandra se ha convertido en foco de atención por una carta dirigida a la Dirección Provincial de Educación en la que esta niña ponferradina reclama algo tan sencillo como poder matricularse en el colegio que quiere, al lado de su casa. La misiva, compartida por su madre a través de Change.org para conseguir el apoyo ciudadano que dé oxígeno a su reclamación —ya han firmado cerca de 2.000 personas— recoge los problemas que padece y lo complicado que es para ella acudir a un centro a ocho kilómetros de su casa.

«Me llamo Alejandra y tengo un discapacidad visual cerebral, epilepsia, un retraso madurativo severo y un trastorno de comunicación. Mis padres, pensando en mi bienestar y en el fin último de la educación, que es la sociabilización, quieren elegir libremente mi cole, como cualquier otro niño sin discapacidad, y han elegido uno cercano a mi casa y al trabajo de mamá que, además, es referente para niños con diversidad funcional auditiva y con trastornos de comunicación como el que yo tengo. También cuenta con un área infantil sin barreras arquitectónicas y sólo habría que añadir un cuidador (auxiliar técnico educativo) para que yo pueda estar incluida», recoge la carta.

No obstante, la propia familia aporta soluciones si el problema es crear esa plaza. «Como tengo asistente personal, facilitado por los servicios sociales, podría ir conmigo a clase para facilitar mi acceso». En lo que Alejandra insiste es en que ella no es una niña con discapacidad motórica y, aún así, «quieren obligarme a ir a un colegio a ocho kilómetros sin tener transporte que me lleve por no tener esa discapacidad motórica, simplemente porque allí sí hay un ATE».

«También dicen que allí hay fisioterapeuta, pero ya tengo uno y los últimos informes médicos ya no señalan ese recurso como necesario», explica, recordándole al director de Educación su «derecho» a que se hagan los «ajustes razonables para facilitar mi inclusión, lo dice la Convención Internacional de las Personas con Discapacidad». Alejandra solo quiere ser una más.

   
1 Comentario
01

Por Jan 9:13 - 19.05.2019

La carta la escribiría/redactaría la madre pero que bien queda el titular....