+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El anciano fue golpeado y torturado con extrema saña en la cocina hasta que murió

Salvo unas gotas de sangre en la escalera, el resto de la casa estaba en orden y no se echa en falta nada.

 

El anciano fue golpeado y torturado con extrema saña en la cocina hasta que murió -

MANUEL FÉLIX | CACABELOS
04/12/2011

A medida que avanza la investigación se van conociendo más detalles de lo que ha rodeado la muerte de Antonio González Álvarez, el vecino de Cacabelos de 78 años que fue encontrado muerto por uno de sus sobrinos en la noche del pasado jueves, cosido a cuchilladas en su casa. Según pudo confirmar ayer este diario, el anciano fue golpeado primero en la planta baja de su vivienda, situada en el número 22 de la calle Manuel Rodríguez Sánchez. Luego, bien fue conminado a subir o bien fue arrastrado hasta la primera planta del edificio hasta introducirlo en la cocina. Allí tuvo lugar la brutal agresión con arma blanca, y fue precisamente en la cocina de la casa en donde fue encontrado muerto.

El hecho de que se crea que primero fue golpeado en el portal de la vivienda se fundamenta en que los investigadores han encontrado gotas de sangre en la escalera que conduce por el interior del edificio hasta la cocina. Fue aquí en donde se baraja la hipótesis de que le torturaron con extrema saña, a juzgar por los numerosos cortes que presentaba su cuerpo, en el abdomen y también en sus extremidades.

Si la escena de su muerte se sitúa principalmente en la cocina de la casa, el resto de las estancias del edificio fueron halladas en aparente plena normalidad. Todas las habitaciones se encontraron ordenadas, no había signos de que fueran desvalijadas ni señales de haber rebuscado en los armarios o cajones de las mesillas de noche. Nada de nada en ese sentido.

Incluso la puerta de entrada no estaba forzada (como se recordará, este diario publicaba ayer que el sobrino que localizó muerto a su tío encontró abierta la puerta de entrada). Las ventanas de la casa tampoco fueron forzadas y no había más signos aparentes de violencia salvo en la escalera que conducía hasta la cocina, principal punto de la escena del crimen.

Que se sepa, del interior de la vivienda no se echa en falta nada, aunque se siguen barajando varias hipótesis y a la par no se descarta ninguna de ellas. Entre todas una sigue mandando y apunta al robo como el móvil principal de este macabro suceso, que tiene conmocionada a la población de Cacabelos y también las localidades de sus alrededores. «De lo que fueron buscando o de lo que pudiera decir el fallecido cuando le agredían no se sabe nada de nada», afirmaba ayer una de las personas que está al tanto de los resultados que pueda dar la investigación.

El arma no aparece. Otro detalle que está en la línea de trabajo para esclarecer lo sucecido es que no ha aparecido el arma blanca que le causó las múltiples heridas —algunas mortales de necesidad— al infortunado vecino. Se cree, eso sí, que fue un cuchillo o una navaja, por los cortes que presenta su cuerpo. Todos estos detalles, especialmente el que la casa se encontrase en aparente orden tras certificarse el ensañamiento en la muerte de Antonio González, ha abierto numerosas especulaciones y líneas de investigación. El interior de la vivienda ha sido prácticamente peinado rincón por rincón en busca del mínimo detalle o huella que pueda dar más pistas sobre la autoría de este suceso. Máxime cuando la persona fallecida era muy querida, muy respetada por su afabilidad y bien relacionada.

Bando del alcalde. El regidor de Cacabelos, Adolfo Canedo, difundía la pasada noche un bando por el pueblo que decía lo siguiente: «Con motivo de manifestar el frontal rechazo que unánimemente sentimos todos los ciudadanos de Cacabelos, ante el terrible acto criminal cometido contra la vida de uno de nuestros vecinos, todas las fuerzas políticas de la Corporación que me honro en presidir hemos coincidido en convocar a todos los ciudadanos a una concentración silenciosa de repulsa contra la violencia y la criminalidad. Nuestro municipio ha sido siempre un ejemplo de convivencia y tolerancia pacífica, incluso en los momentos de mayor controversia. En el ánimo de todos los grupos políticos del Ayuntamiento, en el de todos los cacabelenses y en el mío propio, está el deseo de que sigua siendo así».

La concentración será hoy domingo a las 12.45 horas en el jardín de la plaza Mayor. «Nuestro clamor silencioso será el grito de nuestra decidida intención que Cacabelos sea siempre un lugar para vivir en paz», zanjaba el alcalde.





Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla