+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

INFRAESTRUCTURAS

La Oviedo-La Espina seguirá hacia Galicia por la costa y no por el Bierzo

El nuevo equipo de Fomento reitera el compromiso de pagar sólo la conexión por el Cantábrico.

 

Imagen de archivo del tramo de Cubillos a Toreno, el único construido en la provincia. ANA F. BARREDO -

07/12/2018

m.c.cachafeiro | ponferrada

Las autovías primero son una reivindicación, después empiezan a avanzar en trámites y planificación —anteproyectos, impacto ambiental, proyectos, licitaciones...— y terminan ejecutándose después de años y años. En ese sentido, la autovía de Ponferrada a La Espina fue una buena idea para abrir una carretera segura y de alta capacidad desde Galicia al corazón de Asturias pasando por la comarca, lo que hubiera vuelto a poner en el mapa de las comunicaciones a parte del Bierzo más minero y, sobre todo, a Laciana, como eje vertebrador del Noroeste de España. Sin embargo, no pasó de eso, de una buena idea, salvo los 15 kilómetros de Ponferrada a Toreno realizados con fondos mineros.

En Asturias, en cambio, la Oviedo-La Espina supo mantener el pulso y sigue en construcción en sus tramos centrales y hay planes y financiación para concluirla. Lo nuevo, ahora, es que el Ministerio de Fomento ha decidido que no sea una autovía a ninguna parte sino que se conecte con la Autovía del Cantábrico a la altura de Canero, entre Cadavedo y Luarca.

De esa forma, Asturias ganará un segundo paso en los tráficos desde Galicia hacia Cantabria, País Vasco y Francia mientras el Bierzo sumará un nuevo revés, que está dejando a la comarca como una ‘isla’ en materia de infraestructuras salvo por la A-6 y a la espera de la autovía a Orense, si es que se ejecuta en su integridad algún día. El AVE también se perdió hace tiempo.

El anuncio fue ratificado en su última visita al Principado por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos después de que el anterior equipo de Íñigo de la Serna ya lo activase el pasado mes de marzo. No tiene financiación pero al menos a los estudios iniciales se sumarán en los próximos años los proyectos para poder ejecutar la obra.

La continuidad hacia Ponferrada desde La Espina queda supeditada a que el Gobierno de Asturias y la Junta de Castilla y León decidan financiar el ramal por Cangas de Narcea y Laciana. El Ministerio alega para quitarse del medio que la actual carretera llena de curvas pertenece a la red regional de ambos ejecutivos autonómicos. Declaraciones que ha ratificado también recientemente en Asturias el director general de Carreteras del Gobierno de Sánchez.

La noticia de ese ramal de La Espina a Canero está siendo saludado por diferentes colectivos, entre ellos la Plataforma Pro Autovía, según explica uno de sus portavoces, Claudio Rodríguez. Una asociación nacida en Grado, en Asturias, que viene reivindicando desde hace casi dos décadas una salida para todo el occidente de la región, tanto hacia León como hacia la costa.

Esa nueva carretera, celebrada también por el alcalde de Salas, continuará hacia la autovía del Cantábrico aprovechando la actual N-634.

La A-63, ahora reconvertida en la Oviedo-La Espina, está en servicio desde la capital asturiana a Dóriga en siete de los nueve tramos previstos; en total, unos 40 kilómetros operativos a los que se sumará su prolongación hasta conectarla con la A-8 en Canero y los dos nuevos tramos.

El tramo entre Cornellana y Salas, de 6 kilómetros, estaba paralizado desde el año 2010 pero se ha reanudado y ya está al 35% de ejecución. Además de los condicionantes económicos y la orografía, en su ejecución también existen dificultades geotécnicas del terreno. Pero se está haciendo.






Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por alvaro 15:23 - 07.12.2018

Precisamente cuando una autovía ocupa dos comunidades es el Estado el que debe acometerla. Si no, cada comunidad queda esperando eternamente a que la otra mueva ficha. Está claro que el gobierno quiere recortar de aquí y de otras partes el dinero con el que pretende callar la boca a los nacionalistas