+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Sobrado reivindica la anguila en su fiesta de la pesca

El alcalde ensalza el potencial de los castaños y reclama apoyos.

 

El alcalde y representantes de otras administraciones, en la piscifactoría de Cabeza de Campo. ANA F. BARREDO -

06/08/2016

dl | Ponferrada

El municipio de Sobrado celebró ayer su primera fiesta de exaltación de la pesca y el castaño, y lo hizo reivindicando ayuda para recuperar lo que hace muchos años era una gran riqueza en sus ríos, la presencia de mucha anguila que luego era vendida en las ferias. De aquella anguila no hay ni rastro ahora en el Selmo y la culpa, según el alcalde Constantino Valle, la tuvieron las presas de los pantanos, y la falta de sensibilidad para dejar aliviaderos por los que se movería el pez. Aunque, como decía ayer el alcalde ante sus invitados procedentes de la Diputación, Alfonso Arias; del Consejo Comarcal del Bierzo y de otras alcaldías vecinas como la de Villafranca, nunca es tarde para poner remedio.

La misma ayuda esperan desde el Ayuntamiento para seguir adelante con la recuperación y plantación de nuevos sotos de castaños, ahora mismo convertidos en pinares, poco a poco fuera de uso.

En uno de los salones de la consistorial, el alcalde pronunciaba unas palabras ante los asistentes y dejaba bien clarop el poderío del municipio de Sobrado en materia de castaña. Contaba el regidor que hace cuarenta años se llegaron a recolectar en su municipio once millones de kilos de castañas y hoy está en los tres millones, con una media de ingresos para cada propietario de sotos de unos 15.000 euros anuales.

El alcalde quiere mantener en el tiempo esta fiesta y hacía un recorrido por los valores naturales de su municipio. Los participantes en el evento conocieron la magnífica piscifactoría de truchas de Cabeza de Campo, el museo y los nuevos métodos de injerto de castaños en sotos de gran producción.



Buscar tiempo en otra localidad