+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Temor entre los ganaderos de Fornela por un ataque de lobo

Un ganadero de Chano certifica la muerte de una res que estaba a punto de parir.

 

Estado en el que el ganadero encontró la vaca muerta. - dl

m. j. alonso | ponferrada
27/03/2015

Que la población de lobos ha aumentado en el Bierzo no es sorpresa para nadie, como tampoco los daños que esta especie puede causar en la ganadería de la zona, especialmente con unas condiciones climatológicas adversas, marcadas por intensas nevadas, que obligan al lobo a acercarse más a los pueblos en busca de comida. Esto es precisamente lo que ha pasado esta semana en el municipio de Peranzanes, en pleno valle de Fornela, en un paraje conocido como Pradera de Fonfría, entre las localidades de Chano y Guímara. Aquí apareció al amanecer del pasado miércoles una vaca muerta y semi devorada a la que le faltaba también el ternero que esperaba, ya que —como explicó su propietario, Octavio Cordero— restaban tan sólo unos 20 días para que pariera. Además de esta vaca, el mismo ganadero, gerente de Productos Cárnicos Octavio Cordero, ha echado en falta otra y ha encontrado una tercera con varios daños.

Llama la atención que —tal y como describió el ganadero— el lugar del ataque se encuentra relativamente cerca de las casas del pueblo de Guímara, a unos 200 metros de distancia. La vaca muerta, de la raza asturiana de las montañas y con libro genealógico —lo que aporta mayor valor económico— es la primera que este ganadero, propietario de unas 200 cabezas de ganado, pierde por un ataque de lobo. O, al menos, la primera que puede certificar. Había sufrido, eso sí, las consecuencias del ataque de un oso pardo en la misma zona.

Según los últimos datos oficiales sobre ataques de lobo registrados en el conjunto de Castilla y León, éstos se han incrementado un doce por ciento en los últimos años, como también ha crecido el número de cabezas de ganado muertas. En el caso concreto del Bierzo, prácticamente todos los años se vienen registrando ataques. Los últimos conocidos se circunscriben a Riego de Ambrós (Molinaseca), donde un rebaño de ovejas fue atacado por el lobo en 2013; y al municipio de Congosto, donde un ganadero perdió cinco ovejas también por la acción de este animal.

En el caso del ganadero de Fornela afectado por el último ataque, el seguro que tiene contratado cubre los daños de este tipo.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla