+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LEONESES POR EL MUNDO. AMSTERDAM | Pablo Fernández. importador de productos. agroalimentarios de león

«A las cuatro es de noche y eso desanima mucho»

Sus padres —José Domingo y Carmen— tenían un hijo trabajando en China y desde octubre tienen a otro en Holanda. Pablo ha optado por ‘vender’ lo mejor de León a los restaurantes holandeses.

 

Pablo, en la feria Summer Wine Tasting Amsterdam. - dl

F. Castro | Redacción
04/06/2013

Pablo reside en Amsterdam desde el 3 de octubre. Nacido en Cacabelos, estudió Topografía y trabajó en Ponferrada antes de desplazarse a Madrid para estudiar Obras Públicas. «Acabé los estudios con 26 años. Era ingeniero técnico en topografía, ingeniero técnico en obras públicas (especialidad en construcciones civiles) e ingeniero civil (además de un máster por la Universidad de Vigo y numerosos cursos), pero llevaba más de un año enviando curriculos sin ningún tipo de éxito, así que volví a Ponferrada donde estuve trabajando en un callcenter en verano...», recuerda Pablo. Y al comprobar que no podía conseguir un trabajo en lo que se había formado optó por irse a un país para aprender inglés y buscar allí, en Holanda, un empleo de ingeniero.

Recuerda que el primer problema que sufrió en Amsterdam fue con la vivienda: «La oferta es muy reducida y muy cara, lo que sumado a mi pobre nivel de inglés hizo que fuera un desastre; estuve un mes viviendo en diferentes albergues hasta que encontré una habitación en la que alojarme», comenta Pablo, al recordar que los comienzos fueron difíciles: «El primer mes fue un infierno, todo el día lloviendo, me costaba muchísimo entenderme con la gente y nadie quería alquilar una habitación a un español, sin trabajo y que casi no hablaba inglés. Me decían que no o me pedían seis meses de anticipo. Fue muy importante contar con el apoyo de otros españoles que conocí aquí (muchos de ellos leoneses), en mi misma situación».

«Al pasar las semanas es cuando realmente te das cuenta de que estás fuera de tu país, y también del esfuerzo económico que le supone a tu familia que estés aquí, del cambio de vida que te supone... te das cuenta de que no son unas vacaciones, de que el más mínimo avance precisa grandes esfuerzos... sales de la pecera y espabilas», asegura este leonés. «Lo que más diferencia la vida es el tiempo, los horarios y la comida. Todos sabemos que el tiempo en Holanda es malo, pero hasta que no lo vives... no es sólo que a las cuatro de la tarde sea de noche, es que siempre está oscuro porque o llueve o nieva. Un tiempo así desanima y mucho. Y sobre la comida y los horarios, aquí lo normal es comer a la una de la tarde, pero sólo un sandwich, patatas fritas o pan con mantequilla, pero nada más, nada de cocido, ni morcilla, ni pescado. La cena es a las seis con carne o verduras», explica Pablo.

Tras pasar las navidades en Cacabelos en enero comenzó en la Universidad de Amsterdam y encontró trabajo en un restaurante español aunque de dueños extranjeros. «Aquí empezó la idea de importar productos leoneses. Vi que la comida española tiene mucho tirón (86 restaurantes españoles solo en Amsterdam) y la posibilidad de ofrecer mejores productos y más baratos. Consulte con un primo mío, Francisco Entrena Vázquez (gran conocedor de las gastronomía leonesa), y nos informamos de precios, productos, licencias, etc... hablé con el dueño de mi restaurante (Ivo) y registré una empresa en Holanda para importar productos leoneses». El nombre (The cat wine & food) lo eligió por ser el apellido de su abuelo, Manuel Gato que junto a su abuela Maruja Yebra tuvieron durante muchos años uno de los primeros restaurantes de León en salir en la Guía Michelín, el Casa Gato. «El objetivo era ofrecer algo novedoso, de calidad y al mejor precio. Al principio fue muy duro, todo el día montado en mi bici de aquí para allí ofreciendo productos. Ahora ya tenemos algunos clientes fijos y la gente se interesa especialmente por el vino del Bierzo y la cecina que traemos de Astorga. Ofrecemos quesos de Valencia de Don Juan, castañas, miel, pimientos del Bierzo... cada semana añadimos nuevos productos». Pablo está muy agradecido a Sara Paz, a la que conoció en sus primeros días en Amsterdam y que le apoya en las labores de márketing y publicidad de la empresa.

Noticias relacionadas





Buscar tiempo en otra localidad