+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL MOLÍN DEL TIEMPU

Don Veribaldo o los curas d’antias

 

F. G.-BANFI -

ROBERTO GONZÁLEZ-QUEVEDO
19/05/2019

Seguramente fuera Antonio Gramsci l’autor que mechor entendíu la importancia ya los mecanismos conos que la Ilesia fitaba la sua hexemonía en toul mundu católicu. Anque Gramsci lo fixera esde un puntu de vista críticu, nun hai dulda de que yía bril.lantísimu’l sou análisis del papel de los curas trabachando por faer una cohesión social que muitu duróu a lo l.largo de los sieglos.

Agora las cousas son distintas ya la situación de los curas sufre los fondos cambios sociales ya ideolóxicos que sutrumen tola sociedá d’anguanu. Pero paezme que merecen una especial consideranza ya hasta un homenax aquel.los curas d’antias que cona sua negra vestidura yeran un puntu de referencia na esistencia de la xente nos pueblos. Igual conos hombros chenos de caspa, igual con muitos defeutos, igual sin ser quien a mantener bien las formas, dalgunos yeran héroes. Nun mundu d’inorancia xeneral, el.los deprendieran las claves del humanismu ya tenían un prestixu difícil d’alministrar. El sou trabachu yera duru: asegurar el remu, o seya, el cordón umbilical ente la mentalidá máxica ya probe de la xente del pueblu ya los mandatos que venían de l’autoridá de la Ilesia.

Víctimas de muitas contradicciones, cuántos sacrificaban un ateísmu secretu ya personal pola mor del l.labor de faer feliz a la xente gracias a las creyencias que prometían el paraísu. Difícil vivir apegaos a la mentalidá del pueblu ya, al mesmu tiempu, siguir las órdenes que chegaban de mui l.luenxe, de Roma.

Quedan na mia memoria imáxenes borrosas d’un cura exemplar: Don Veribaldo. Siendo you mui nenu, Don Veribaldo, que yera un poeta, escribíu pa mi, seguramente nuna nueite de soledá ya desánimu, esti guapísimu poema:

Ha nevado mucho, Rober,

las campanas ya no suenan,

los rapaces tienen miedo

que resbalen las madreñas

y en vez de tocar a misa

se van corriendo a la escuela.

De modo que a ver si vienes

y subes las escaleras

y repicas las campanas

y va a la misa la abuela,

que dice que te hace un bollo

con miel, romero y canela.

Escribíu estos versos un quince de xineiru. You conservo como un tesouru la fuecha na que puxo la poesía, que m’acompañóu tola vida. Agora téngola delantre de mi. Marchóu Don Veribaldo de mi pueblu porque ascendíu ya foi a Vil.lablinu. Cuasi nun tengo memorias d’él, pero guardo un poema maravillosu que me fixera una nueite d’iviernu.

Un poeta clásicu l.latinu l.lamentaba la mala suerte de los homes por faer dioses terribles que faían sufrir al xéneru humanu. Pero you pienso agora una poucu al revés: ¡Qué afortunáu esti dios que tuvo como servidor a un home buenu, capaz d’escribir estos versos!

   
1 Comentario
01

Por Leonora 12:58 - 19.05.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Muchas gracias, Roberto. Me ha emocionado mucho.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla