+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Ese bisonte

 

CORNADA DE LOBO GARCÍA TRAPIELLO
10/01/2019

Aunque los de aquella empresa americana que lo diseñó por una pasta insultante pagada por Caja España dijeron que era un toro, Victoriano Crémer lo tuvo más claro y lo bautizó bisonte por lo redondote del bicho con su morrillo alto y su cabeza gacha, humillada, no sabemos si por disponerse a pacer, a embestir o a recibir estocada, entendiéndose finalmente que debió ser para esto último porque fue malagueño el estoque de matar que llevó al torete al desolladero tras haberlo arrastrado allí las mulillas de los que gobernaron las postrimerías de la histórica entidad leonesa de ahorro, esos que entendieron que su viejo Monte de Piedad era un Monte de Venus particular (como el patio de su casa) escalándolo con su rabo convertido en piolet al grito de ¡al fornicio!, que la Caja es hembra y se deja si el bisonte va en «manada»!...

El logo de ese bisonte desaparece de las sucursales donde hasta ahora señalaba su dominio, sus praderas rurales y urbanas, y ahora reina ahí un algo como abanico verde, logo de la caja andaluza que llegó aquí a darle ventilación a estos sofocos y menopausias. Y caerán más bisontes que en tres razias de Buffalo Bill.

Al toro cajaespañol más señero ya lo tumbaron, era el emblema padre y el amo de la plaza principal de León, esta capital del territorio pies negros, y se había hecho casi consustancial a este paisaje como lo fue y sigue siendo en la Puerta del Sol el famoso Tío Pepe que abatieron un día y el pueblo en bloque clamó por su resurrección, razón por la que en este caso no debería haberse precipitado tanto el desmantele del símbolo toraco, que bien puedo indultarse quedando en esas alturas de la plaza de Santo Domingo para la lánguida posteridad que se nos tiene prometida... eso es, indultado como el toro de Osborne, dice Peláez, ¿no tendrá igual derecho?... y para que no quede cárdeno, deberían haberle encargado a Zurdo que le ideara una mano de colores, de luces, de vitral, un justo homenaje al bisonte de Crémer... todavía se está a tiempo de remontarlo y hacer que luzca porque, sin toro, ¿quién preñará nuestras vacas flacas?...



Buscar tiempo en otra localidad