+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

No Judas, tío

 

GARCÍA TRAPIELLO
24/04/2019

Ahorcan un monigote representando a Judas o lo queman o lo arrastran o lo injurian y apalean con saña y mucho júbilo. Es una celebración pascual muy extendida en el orbe católico desde tiempos tridentinos en los que se catequizaba al vulgo con mucho teatro místico en los atrios. En Méjico es incluso más popular esa quema del Judas que la propia fiesta de Resurrección. Es la catarsis del fuego purificador en el que arde la traición del apóstol chivato, réprobo... y necesario, un respeto, oiga, que si no hubiera sido por Judas, el misterio de la Redención habría sido bien distinto y no hubieran apresado y crucificado a Jesús, que abandonaría Jerusalén tras aquella Pascua continuando su Evangelio con más curaciones en Cafarnaún o Jericó y algún Sermón del Valle con una fraternal fritanga de peces junto al lago Tiberiades, eso cree Octavito.

En no pocos pueblos leoneses pervivió hasta anteayer esta tradición de ahorcar un monigote representando al Judas que se suicidó en una higuera; y aún hoy aún lo reviven en una docena de lugares, aunque aquí, normalmente, no se le quemaba y podía permanecer colgado de un arbol, de un mayo o alero todo el tiempo pascual. Y muy lejos, en Pruchnik, una ciudad de la católica Polonia, llevan arrastrando y apaleando desde el XVIII un inflado Judas de paja, saco y andrajos que queman después y... el Congreso Mundial Judío les ha denunciado este año por «intolerable alarde de antisemitismo». Vaya.

Al pueblo sevillano de Coripe le denuncian por lo mismo, pues el Judas que este año, como hace dos siglos, fusilaron con salvas y después quemaron era un monigote de Puigdemont con su lazote y una estelada por capa. En el govern se rasgaron las camisas y se clamó al Cielo (republicano), mientras Quim Torra estallaba en las redes: «Sencillamente hórrido. Asco extremo. Intolerable. Lo denunciaremos». Y las redes le recordaron cómo goza él y premia el «fusilamiento de españoles» en las fiestas de Solsona o la usual quema de fotos y efigies del rey Felipe VI.

Resumido: No Judas, tío.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla