+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El baile del ahorcado

#noussommestousfascistes

 

Cristina Fanjul
12/04/2019

Hace un año, en junio de 2018, los mismos que ayer trataron de impedir que Cayetana Álvarez de Toledo hablara en la Universidad hacían lo propio con Cervantes y, al igual que con la candidata del PP, lo justificaban en el mismo grito: ‘Fuera fascistas de la Universidad’. Llamar fascista a Cervantes es como tildar de inquisidor a Giordano Bruno, aunque no creo que ninguno de los que ayer trataron de aplastar a la candidata popular haya oído hablar del filósofo italiano. Nunca como ahora ha sido tan cierto el aforismo de que el insulto califica al que lo pronuncia. La universidad española se ha convertido en un lugar de aprendizaje de consignas, de gritos de guerra, de munición ideológica con la que profesores apesebrados desmantelan las pobres inteligencias de los alumnos para montarlas con el mecano que les permite trepar. Usar a los estudiantes para medrar en la política es el camino más rápido hacia el suicidio como país. Un juicio en marcha lo certifica.

El escrache a Álvarez de Toledo coincidió con la noticia de que un colegio de Barcelona pone en marcha su particular ‘farenheit 451’ con cuentos infantiles. De momento, y según leo, han prohibido Caperucita Roja y La bella durmiente, pero a no mucho tardar borrarán de las conciencias Otelo, Madame Bovary, Thérèse Desqueyroux,, Moby Dick...

Lo que quieren eliminar de nuestras mentes es la duda, la capacidad de vivir en la incertidumbre, de creer que lo que te cuentan no es cierto, o al menos, poco conveniente. El ‘quizás no’ que ha movido el mundo está en peligro y el riesgo de que el dogma acabe con la sospecha de que puede haber algo más de lo que la ideología nos cuenta es más probable que nunca. La demostración de que nos estamos convirtiendo en Savonarola está en el hecho de que la sociedad ha pervertido la carcajada. El humor es sospechoso porque permite ponerlo todo en duda. Nos condenan a la cárcel del aburrimiento. #noussommestousfascistes.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla