+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

Vuelta al caserío

 

pEDRO TRAPIELLO
04/03/2017

Volver al caserío... ¿habrá que volver a aquella poblada guarida familiar donde las chimeneas no dejaban de firmar el aire todo el año?... amplio corral, cuadras, caedizos, surco y huerta, gansos, cabras, gallinero, cochiqueras... y palomar... caserío como el de mi infancia tierna en Manzaneda, por ejemplo... porque esa fue la primera imagen a la que escapé tras beberme los pánicos en colores que vienen con las noticias de todos esos avances tecnológicos, científicos o robóticos que ya han inaugurado un futuro incierto, muy maquinizado, con mucho menos empleo... y con el doble de angustia social al enflaquecer la ley del bienestar y engordar la ley de la selva telemática... y de los océanos financieros: pez grande come pez chico.

Coinciden casi todos en que será un futuro devorador, pues esta revolución industrial en la que ya estamos traerá cambios tremendos. Ya nada será igual que antes: los trabajos, la comida, los coches, la salud, las ciudades, la política, la escuela, el campo...

Confía, no será todo el campo. Quedarán lugares con su milenario dibujo natural o afanes seculares. En alguno de ellos, quien pueda resucitar el caserío reconquistará una cierta autosuficiencia librándose en buena medida de ese futuro de dependencias ciertas e independencias falsas. El caserío será el mejor apeadero para bajarse de este mundo y ensayar esa mínima autarquía que nace del «más vale hacer que comprar»... haciendo quesos, cestos, lanas, conservas, pan, mieles, rosquillas... y con el «súper» en la bodega, la despensa, la tenada, los varales de la matanza... y el huerto al pie.

Inconvenientes: la autarquía de un buen caserío pide familia grande, abuelos sabios, padres bragados, madres briosas y otros brazos parientes o arrimados para ayudar en todo y educar a la crianza, pues ya dice un refrán africano que «Para educar a un niño hace falta la tribu entera» (lo citan cada semana donde Gemma Nierga).

Y si tu caserío tira más a casona vasca que a cortijo andaluz o casar manchego, la cosa no podrá ser más guapa.

Apaga la tele. Pon la lumbre.

Hoy la ciencia ficción es soñar así.



PUBLIRREPORTAJE

Residencia de mayores El Portillo

Con 105 plazas, la mejor asistencia y todos los servicios, la residencia cumple 22 años en los que ha formado una gran familia. Hoy celebra la fiesta en honor a la Virgen del Carmen



Buscar tiempo en otra localidad