+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL BAILE DEL AHORCADO

W del Watusi es una M al revés

 

CRISTINA FANJUL
17/08/2018

Una de las mejores cosas de la llamada generación X es que pasamos bastante. Al menos yo paso bastante de casi todo, aunque puede que también sea la edad, que comienza a quitarte pesos de encima al mismo tiempo en que te llena de ¿cómo decían cuando aún era demasiado joven para estar sin escuchar? achaques. Los achaques logran que lo demás pase a un segundo plano. Hay más cosas, pero no quiero aburrir. La generación X. La generación X es esa que comenzó demostrar que estaba de vuelta de casi todo cuando todo parecía demasiado importante. No me quiero enrollar, pero todo esto viene a cuento de El secreto de las fiestas, la continuación del Día del Watusi que Yago Belmondo se ha llevado al Sangri-Lha de León harto del trato que la administración, léase ayuntamiento, le ha regalado. Nunca pidió nada. Oye, nada, de verdad, nada de nada. Sólo que le dejaran. Pues que pides nada, pues dos tazas, nada de nada, nada. Que si no puedes hacerlo en San Lorenzo porque es zona ZAS, pero tampoco en La Condesa, que para quien no lo sepa aún la cultura es a León lo que el New York Times a Donald Trump, que no, que aquí los modernos molestáis, ¡ay los modernos! ¡Pero si no hay nadie más postmoderno que esta cosa del manjar de Reyes, que lo coge Bret Easton Ellis y te hace la segunda parte de American Psyco, pero con sangre de verdad. En fin, que resulta que Yago ha logrado, él solito, sacar adelante con éxito la cuarta edición de este particular Bloomsday. A pesar de todo, a pesar de todos. Lo mejor es que la idiocia de la administración le ha ayudado. Mucho. Tanto, que El secreto de las Fiestas ha encontrado, de tanto huir, su lugar. La Fundación Sierra Pambley limpiaba ayer la resaca del éxito de Yago. Ningún sitio mejor. Me lo decía Avelino Fierro mientras me contaba que él, como Steiner, siempre lee con un lápiz en la mano: «Es nuestro oasis laico, republicano e ilustrado». Con eso nos tenemos que quedar. Con eso me quedo. Lo más curioso del día del Watusi es que ha logrado desvelar lo mismo que la novela de Casavella.





Buscar tiempo en otra localidad