+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Alejandro M. Gallo: «El detective es el héroe en un mundo de mentiras»

El escritor leonés y jefe de la Policía de Gijón clausuró el Congreso de Ficción Criminal

 

El escritor leonés y jefe de la Policía Local de Gijón, Alejandro M. Gallo. - norberto

verónica viñas | leónverónica viñas | león 16/10/2010

Alejandro M. Gallo, de 48 años, entra en el mundo de la ficción en cuanto posa la pistola y la placa. Podría ser un excelente detective de una novela policiaca. En el mundo literario su personaje es del de escritor; en el real, es el jefe de la Policía Local de Gijón.

La novela negra tiene su tiempo. Florece en épocas de crisis. Esta es la tesis que el escritor leonés Alejandro M. Gallo expuso ayer en la última conferencia del Congreso de Ficción Criminal, organizado por la Universidad de León, con notable éxito de público.

«Como toda situación de crisis social y política crea una inestabilidad psíquica, ello provoca que se escriba y venda más novela negra. El detective es el héroe en un mundo de mentiras», afirma.

El autor de Una mina llamada infierno , cuyo protagonista es un joven inspector llamado Trinidade Ramalho que se hace pasar por minero para investigar varios asesinatos cometidos en la cuenca leonesa, afirma, desde su experiencia policial, que «muchas historias reales no se creerían si se contaran». La realidad siempre supera a la ficción. «El escritor prepara la trama para que sea digerible». Por el contrario, «la realidad sorprende más porque nadie la adereza».

La pista leonesa. Si se le pide que elija entre Astorga (su ciudad natal) o Gijón (donde reside) para situar la historia de una novela policíaca, Gallo evita una respuestas directa y explica que «la gran urbe es el escenario perfecto para la novela negra».

Pese a que deja claro que vivió muy poco tiempo en Astorga, lo cierto es que en gran parte de sus novelas hay una «pista» que conduce a León. En su quinta novela, Operación Exterminio, el Jefe de la Policía de Gijón recupera los crueles sucesos de la guerra sucia contra la Guerrilla Republicana durante la represión franquista. En La última fosa , el inspector de policía Trinidade Ramalho -”probablemente alter ego de Gallo-”, que investiga un crimen cometido en la posguerra, hace una certera crítica sobre los tópicos del género negro, puestos en boca de uno de los personajes, que explica cuáles deben ser los ingredientes indispensables para toda novela policíaca que pretenda ser original y novedosa.

Gallo negó ayer tajantemente que Larsson y su saga Millennium hayan puesto de moda el género negro. «Es una gran mentira. Larsson ya se encontró el terreno abonado».

Tampoco está de acuerdo en que considerar la novela policíaca un género secundario, teniendo en cuenta, como recuerda, que grandes escritores como Mario Vargas Llosa, Juan Benet o Manuel Vázquez Montalbán la cultivaron en algún momento.



Buscar tiempo en otra localidad