+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CULTURA

La banda que sedujo a Spielberg

Stefan Thunberg, el hermano honrado del clan sueco, narra su salvaje peripecia

 

Anders Roslund y Stefan Roslund, autores de ‘Nosotros contra el mundo’ - DL

MIGUEL LORENCI | MADRID
09/03/2015

Durante tres años tuvieron contra las cuerdas a la Policía y desquiciaron a los bancos suecos. Son los Sumonja, una ultraviolenta banda familiar que asaltó bancos y arsenales sin que nadie pudiera remediarlo. Los bancos se vieron obligados a cambiar sistemas y protocolos de seguridad y la Policía se aplicó a modo para poner a la sombra al clan de los Sumonja a finales de 1993. Tres hermanos, un padre despótico, alcohólico y maltratador y un amiguete configuraron la violenta piña de eficaces, inteligentes y escurridizos atracadores. Su historia ha seducido a Steven Spielberg, cuya productora Dreamworks trabaja ya en el guión. Se basará en Nosotros contra el mundo’(Suma de Letras) la novela que firman el hermano honrado de la familia, el hoy guionista Stefan Thunberg, y el veterano periodista y novelista sueco Anders Roslund. «Sabía todo lo que hacían mis hermanos», dice.

El apellido Sumonja

«Le veía planear sus acciones y quería estar en la banda. Era joven e irresponsable y solo veía la parte emocionante de los atracos y la huída», explica Thunberg, en visita promocional a España junto a Roslud. Veía la violenta aventura de su familia «como una película que te cuentan y te gustaría ver». La ley sueca exime a un familiar de declarar contra los suyos, de modo que Thunberg, cómplice por omisión, eludió la cárcel en la que sus tres hermanos y su padre pasaron entre cuatro y catorce años, y culmino sus estudios. Él, como todos en la familia, enterró el apellido Sumonja. En la novela se convierten en los Djûvnac. Anders Roslund, afamado periodista de investigación con muchos años de servicio en la televisión sueca, realizó la profusa investigación en sumarios y causas y pergeñó el grueso de relato «como un corredor de fondo». Thunberg, testigo privilegiado con información de primera mano, actuó «como un jugador de hockey que entra unos minutos a la pista para hacer un ataque decisivo en una acción explosiva», según el antiguo periodista y desde hace quince años autor de novelas negras.

«Nos entendimos a las mil maravillas y coincidimos a la hora de identificar el núcleo, el latido y el alma de la historia», explica Roslund que, como Thunberg, fue víctima de un padre violento. Estos ‘Dalton escandinavos’ irrumpieron en la historia el 16 de septiembre de 1991. Los tres hermanos y dos compinches asaltaron un depósito de armas del Ejército sueco y se apoderaron de más de 200 piezas, 120 ametrallador as y 100 fusiles. No dejaron huellas y su osada tropelía tardó seis meses en descubrirse.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla