+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

libros

Los campos de exterminio en León

El escritor Carlos Hérnandez de Miguel recoge en un libro los ocho campos de concentración franquistas de esta provincia Relata las capturas, el hambre, las ‘sacas’ y los batallones de trabajadores esclavos.

 

Un grupo de presos republicanos en el campo de concentración de San Marcos. FUNDACIÓN 27 DE MARZO -

Detalle de una postal de las que usaban los prisioneros de San Marcos. FUNDACIÓN 27 DE MARZO -

verónica viñas | león
19/03/2019

«En los campos de concentración franquistas no hubo ca?maras de gas, pero se practico? el exterminio». Así lo ha comprobado el periodista Carlos Hernández de Miguel, autor de Los campos de concentración de Franco, un libro que detalla el holocausto español. El autor ha investigado durante tres años uno de los episodios más oscuros y silenciados de la historia reciente. Ha contabilizado de 296 campos de concentración, ocho de ellos en la provincia de León. Además de San Marcos, uno de los ‘penales’ más duros de la Guerra Civil, en la ciudad funcionaron otros tres de menor tamaño en el Hospicio — que se alzaba en el solar que hoy ocupan el Conservatorio y el edificio de Correos—, en el colegio Ponce y en el barrio de Santa Ana.

Estos ‘anexos’ se habilitaron debido al hacinamiento del edificio del siglo XVI, joya del plateresco, cuyo interior no reunía las condiciones mínimas para albergar, en su momento álgido, a 7.000 hombres y 300 mujeres, a partir de 1938, tras la caída del Frente Norte. En Astorga se convirtieron en campos de concentración el cuartel de Santocildes y la fábrica La Pajera de Carro. A los seis anteriores hay que añadir un almacén de trigo en Valdearcos (Santas Martas); y Valencia de Don Juan, cuya cárcel estaba tan abarrotada en 1938 que se vieron obligados a habilitar las paneras de los Almacenes Ponga para acoger a los presos y crear aquí un campo de concentración.

Detalle de una postal de las que usaban los prisioneros de San Marcos. FUNDACIÓN 27 DE MARZO.

Hernández de Miguel, autor también de Los últimos españoles de Mauthausen, retrata en su segundo libro la vida y la muerte en el interior de los campos de concentración franquistas a través del testimonio de centenares de prisioneros.

El escritor relata el periplo de miles de prisioneros republicanos. Su captura, el traslado en trenes hacia los campos, el hambre, las enfermedades, las ‘sacas’, las torturas, las ejecuciones y también la solidaridad entre los presos.

San Marcos fue uno de los penales más terroríficos, donde a los reclusos les daban el ‘paseíllo’, a pocos metros de distancia, en el puente sobre el Bernesga. Además de los campos de concentración el franquismo contó también con centenares de batallones de trabajadores esclavos.

Portada del libro. DL.

Un sistema que nació poco después de la sublevación militar, pero que se prolongó durante buena parte de la dictadura. Centenares de miles de presos republicanos fueron explotados por Franco en la construcción de obras faraónicas. Mano de obra esclava que no sólo levantó el Valle de los Caídos sino que en León se destinó a pantanos como el de los Barrios de Luna y, sobre todo, a minas. Un negocio del que se lucraron también empresas privadas.

La segunda parte del libro relata el hambre, las torturas, las enfermedades, la muerte… «el drama humano que sufrieron esos cientos de miles de hombres y mujeres que pasaron días, meses o años entre las alambradas franquista».

En el ranking del horror Castilla y León ocupa el tercer lugar en campos de concentración, con 38; solo superada por Andalucía (52 campos) y comunidad valenciana (41). Sin embargo, los más inhumanos y los que pervivieron más tiempo fueron los de Castilla y León. Hernández de Miguel ha logrado identificar casi el doble de los que se habían documentado hasta la fecha.

   
12 Comentarios
12

Por Zolaina 19:36 - 19.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El hermano de mi abuelo, no pudo ir a ningún campo de concentración. Era seminarista y antes de empezar la guerra, algunos de los ahora tan alabados, se aburrían y le mataron por ser seminarista y se pusieron a jugar un partido con su cabeza. No fué el único. Pero esto no interesa.

11

Por lolo 17:25 - 19.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

CON FRANCO SE VIVIA MEJOR,

10

Por angelesfern 17:19 - 19.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Qué soloción proponen a esta situación? ¿Seguir hurgando en la herida de todos los españoles, que ni la mitad de ellos conocieron a Franco? ¿Hacer caldo con sus huesos? Difícil solución si no se quiere resolver.

09

Por saavedra 15:45 - 19.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

ANGELESFER, ya sabemos que en todas las guerras se mata mucho, como diría Gila, lo malo es cuando se sigue matando una vez terminadas, ¿comprendes?

08

Por saavedra 15:42 - 19.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si APR, en todas las guerras se mata gente, es lo propio, pero nuestro "invicto" ASESINO es que mato a millares de personas en TIEMPOS DE PAZ, una vez acabada la guerra y hasta muy poco antes de morir en la cama. No tiene otro nombre que el de asesino.

07

Por saavedra 15:39 - 19.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

BLANASAL, efectivamente hay que contar "BIEN" la historia, por eso al asesino de Cuelgamuros hay que tirarlo al pudridero en lugar de estar donde está, ni tampoco llevarlo al Pardo que también es del Patrimonio Nacional. Lo menos que tendría que hacer la familia es pagar su entierro si no estaban asegurados con El Ocaso.

06

Por LMAS 15:32 - 19.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En efecto, hay que contar bien la Historia y, para ello, hay que dar cifras. En una guerra muere gente en ambos bandos, en el frente y en la retaguardia. Pero si no se dan cifras, la Historia está incompleta. Y hay que acudir a fuentes fidedignas, como es el caso de Paul Preston, prestigioso historiador británico especialista en la guerra civil española, de su compatriota Antony Beevor o de Gómez Bravo y Marco. He aquí algunas cifras significativas: 300.000 muertos en campos de batalla (50% de cada bando) 200.000 muertos en la retaguardia de los cuales 150.000 a manos franquistas y 50.000 a manos republicanas (incluyendo los asesinados en Paracuellos) Entre 110.000 y 150.000 desaparecidos (114.266 atestiguados en autos judiciales y presuntamente en fosas comunes y cunetas). Record mundial sólo superado por el régimen camboyano de Pol Pot y sus Jemeres rojos. 1.000.000 de presos entre abril de 1939 (fin de la guerra) y enero de 1940. Record de Europa después de la Alemania nazi 200.000 muertos en las cárceles franquistas ya finalizada la guerra. Más de 500.000 exiliados El desequilibrio es patente

05

Por angelesfern 14:17 - 19.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Parece ser un buen filón lo de la Guerra Civil Española. Sería muy sano para nuestra sociedad que cuando escriban sobre el tema, investiguen sobre los dos bandos y, sin inclinarse por ninguno de ellos, de una forma aséptica, digan todo lo que paso. Solamente así se podrá elaborar y cerrar “de una vez” el duelo nacional.

04

Por José Cabañas González 13:20 - 19.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Por cierto, la segunda de las imágenes no se trata de una postal, sino de la portada del folleto de 50 páginas que como adoctrinamiento entregaron a los prisioneros cuando en junio de 1939 se entronizó en el Campo de Concentración de Prisioneros de guerra y Presentados de San Marcos al Sagrado Corazón de Jesús.

03

Por José Cabañas González 13:12 - 19.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Saludos. Me complace comentar que en especial las nuevas aportaciones sobre los campos de concentración leoneses de Astorga (Santocildes y La Pajera de Carro-Santa Ana), y de Valencia de Don Juan (Casa Ponga) del excelente libro “Los campos de concentración de Franco”, de Carlos Hernández de Miguel, proceden del mío “Convulsiones. Diario del soldado republicano Jaume Cusidó Llobet (agosto 1938 –mayo 1939). Prisioneros catalanes en el ‘gulag’ de León”, prologado por Sir Paul Preston y próximo a publicarse en Ediciones del Lobo Sapiens a primeros de abril, tal como el autor expone en su web (http://www.loscamposdeconcentraciondefranco.es/agradecimientos ) Por cierto, en el mío, habrá, además (y entre otros contenidos), nuevos datos e informaciones sobre los de San Marcos, Hospicio, Colegio Ponce de León y Santa Ana, de la capital leonesa, así como una colección de testimonios de algunos de quienes los padecieron. Más información sobre el índice-contenido, prólogo, y presentación de ”Convulsiones” , en www.jiminiegos36.com Atentamente. José Cabañas González

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla