+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Un concejo para leer con óptica femenina

El Club de la Tribu, una comunidad presente en 26 ciudades de España, tiene en León uno de sus grupos más activos . Su objetivo es la difusión de la literatura escrita por mujeres.

 

Una de las reuniones de El Club de la Tribu en el Sputnik-Librería Café de la capital leonesa. DL -

11/02/2019

e. gancedo | león

Cuando en otras ciudades de España (algunas más grandes que esta), encontraba la red ciertas dificultades para darse a conocer o cubrir sus plazas, en León, poco después de presentarse, ya estaban completas y hasta había —y hay— lista de espera. Es El Club de la Tribu, un club de lectura feminista que nace de una comunidad virtual dedicada al feminismo y la literatura llamada La Tribu, creada por la escritora y editora Carmen G. de la Cueva en 2014 y que también incluye una revista (www.latribu.info) y un festival cultural. «El club surgió en septiembre de 2016 por el interés por compartir lecturas, reflexiones y experiencias desde una perspectiva feminista», cuenta Esther Alonso Lada, una de las dinamizadoras de la ‘versión leonesa’ de la iniciativa junto a Irene Villegas. «Lo cierto es que en León hubo muchísimo interés, colgamos el cartel de ‘completo’, y con lista de espera, al poco tiempo de su creación, y más rápidamente que en ciudades de mayor población», explica Alonso Lada, al tiempo que recuerda que, aunque en León se celebre por vez primera, este club en red ya va por su tercera edición y está presente en 26 ciudades españolas (y online a través de Instagram). Las reuniones tienen lugar en el Sputnik-Librería Café de la calle Legión VII una vez al mes, y vienen reuniendo a una media de quince personas. En cuanto a su funcionamiento, detalla que los títulos seleccionados, que incluyen ensayos, novelas, biografías o poesía, son comunes a todos los clubes. «Generalmente, Irene Villegas y yo planteamos preguntas, reflexiones o señalamos alguna cita reseñable que dé pie a una charla que nos lleve de la lectura personal de la obra literaria al debate en torno a los temas que presenta y la confrontación con la propia experiencia», relata.

Pero, ¿estamos ante un club de lectura solo para mujeres? ¿Y todos los libros que se leen y comentan tienen una óptica feminista? «Para nada —responde Alonso—, de hecho hay dos hombres, y nos encantaría poder contar con alguno más». Sobre la segunda cuestión responde que no necesariamente, «aunque sí nos centramos en la literatura escrita por mujeres. Lo que intentamos es analizar más profundamente aquellos aspectos o temas relevantes desde una perspectiva feminista teniendo en cuenta, como decía Barthes, que los lectores participamos de la construcción del sentido en la obra literaria, lo que implica que podamos hacer una lectura con este enfoque de una obra como El cuaderno dorado, referente del feminismo, a pesar de que su autora nunca la consideró como tal».

Proceso de recuperación

Preguntada por si existen muchas más escritoras y libros escritos por mujeres de lo que se suele creer, la dinamizadora comenta que, hoy, «las mujeres tenemos más facilidades, al menos en algunos países, para contar con una habitación propia que nos permita escribir frente a épocas en las que muchas autoras publicaban bajo seudónimos masculinos o eran eclipsadas por sus maridos o compañeros de generación». «También se está trabajando por recuperar obras de calidad y escritoras olvidadas de generaciones muy importantes —indica—, como demuestra la antología de Pepa Merlo Peces en la tierra, sobre las mujeres poetas en torno a la generación del 27, o el célebre documental Las Sinsombrero».

Y para quienes no puedan acudir pero estén interesados en esta temática, le pedimos a Esther Alonso algunas recomendaciones. «Un clásico: Una habitación propia, de Virginia Woolf; Feminismo para principiantes, en el que Nuria Varela hace un ameno repaso de la historia del feminismo, y la obra de teatro Casa de muñecas, de Ibsen. Ah, y aconsejaría la serie El cuento de la criada, basada en la novela homónima de Margaret Atwood».

Por último, también le preguntamos lo que les contestaría a aquellos que dicen cosas como «yo no soy ni machista ni feminista, soy persona»: «Contaba Jane Goodall, en una entrevista, la historia que había escuchado de una tribu indígena de Guatemala, cuyos miembros se comparaban con un águila en la cual un ala era femenina y la otra masculina, y explicaban cómo solo cuando ambas eran iguales, la tribu era capaz de volar. Y esa es la esencia del feminismo».

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla