+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CULTURA ■ MÚSICA

El mago del órgano Klaus Lang toca en la Catedral

El músico austríaco improvisará esta noche en su concierto del Festival de Órgano Interpretará obras de distintos estilos y épocas enlazadas sin solución de continuidad.

 

El compositor y organista austríaco Klaus Lang, que hoy toca en León. DL -

26/09/2017

Lugar: Catedral de León.
Hora: 21.00.
Entrada: gratuita.

DL | LEÓN

El compositor austríaco Klaus Lang es una suerte de mago del órgano. Catedrático de Composición en la Universidad de Graz desplegará esta noche un programa muy original. Junto a composiciones propias, tocará piezas de Satie, Froberger, Frescobaldi o Claudio Merulo.

En su trabajo, Lang no se sirve del sonido, sino que el sonido es explorado con el fin de desvelar su belleza y riqueza intrínseca. Sólo cuando el sonido es simple sonido podemos apreciar lo que realmente es: un fenómeno temporal. Klaus Lang entiende el tiempo como materia genuina del compositor y a su vez como contenido fundamental de la música. La música para él es el tiempo hecho audible.

Así, en este programa nos propone un concepto musical en el que obras de distintos estilos y épocas se enlazan sin solución de continuidad. La obra del propio compositor, en tres movimientos, ABD Tryptichon für orgel, estructura en tres partes el concierto, intercalando dos improvisaciones con una obra del francés Erik Satie y música para órgano del siglo XVI.

Alrededor de 1600, después de siglos de predominio de la música vocal, la música instrumental fue desarrollándose en formas propias; así las llamadas sonata, toccata y ricercar, cuyos nombres representan un enfoque específico hacia la música: algo que suena, algo que busca, algo táctil (no cuenta una historia ni expresa o simboliza algo más que sonido). Y es aquí donde Lang encuentra un puente entre algunos tipos de música contemporánea, como la suya, y del siglo XX (Satie), con la música del renacimiento (siglo XVI) que entiende como «un estado de flujo continuo de sonido no dirigido».

Esta temporalidad cambió en el siglo XVII hacia una idea del tiempo como línea dirigida teleológicamente de un punto a otro. Así las cosas, nos encontramos que durante la primera mitad del siglo XX, compositores como Schoenberg introducen un nuevo material musical (dodecafonismo atonal) y es entonces cuando el francés Erik Satie, rechazando la idea de nuevo material, se adentra en la búsqueda de diferentes formas de trabajar y escuchar el material sonoro de la era tonal.

Satie, abandonando la estética de los siglos XVIII y XIX, retorna en cierta medida al concepto de tiempo no dirigido propio de la música anterior a 1700. El modo de tratar el tiempo es la cuestión central también en los compositores actuales como Klaus Lang.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla