+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

FOTOGRAFÍA

«Me llaman el fotógrafo sin cámara»

El leonés Vega publica ‘Cancamusa’, un álbum emocional de su última década .

 

El fotógrafo leonés José Ramón Vega. MARCIANO PÉREZ -

06/12/2018

verónica viñas | león

Su foto de Leopoldo María Panero dio la vuelta al mundo. Ahora, el leonés José Ramón Vega, al que sus amigos llaman «el fotógrafo sin cámara» —porque nunca le ven con ella colgada al hombro—, ha decidido dejar a un lado el retrato. Publica esta semana Cancamusa, término en desuso que alude a un ‘dicho o hecho con que se pretende desorientar a alguien para que no advierta el engaño de que va a ser objeto’, aunque él es enemigo de retocar las imágenes. Sin embargo, admite que «todas las fotografías están manipuladas. Desde el momento en que decides cómo hacer una foto ya hay una intencionalidad», sostiene.

Una de las fotos incluidas en el libro 'Cancamusa'. VEGA.



Una imagen del libro. VEGA.

Cancamusa es su álbum emocional de los últimos diez años. Incluye alrededor de un centenar de instantáneas, algunas de León, pero la mayoría tomadas en viajes a Nueva York, Portugal, Estambul, Lyon, París, Ámsterdam, Palermo o Pasadena, elegidas entre «las que más me han tocado la fibra». Pretende ser «un retrato personal, una sucesión de imágenes fortuitas o buscadas que me han marcado, bien por la sensación del momento, por un detalle, una luz o una emoción».

Predominan los paisajes deshabitados, en los que se intuye la presencia humana. A diferencia de su anterior libro, La mirada cercana, cuyas fotos se expusieron en el Centro Leonés de Arte (CLA), en este nuevo trabajo Vega abraza abiertamente el color. «Porque la vida es en color y prescindir de él le restaría fuerza narrativa». El blanco y negro, en su opinión, «está bien para una aproximación psicológica». Vega, que ha retratado a Juan Gelman, Pérez-Reverte, John Banville, Gabino Diego, Alicia Alonso o Carmen Linares, no se dedica profesionalmente a la fotografía, aunque cree que siempre ha tenido «el oficio de mirar».

En Cancamusa, aunque su intención era alejarse de las personas, no lo ha conseguido del todo. Se le ha colado un singular plastificador de carnés de Lisboa. El resto, son fotos atemporales. Dice que lo más complejo ha sido la elección de las imágenes y el hilo narrativo. El libro lo presenta el día 14 en el Musac y el 12 de enero expondrá algunas fotografías en la galería Ármaga. Cancamusa, con una edición exquisita de Eolas, ha sido maquetado por Mr Griffin y los textos son del poeta leonés Víctor M. Díaz, que «le dan una gran consistencia al libro.

«La palabra y la imagen se miran de reojo, sugieren sin revelar», afirma Vega, a quien, sobre todo, le interesa la historia que cuenta una foto. Con una tirada inicial de 500 ejemplares, el fotógrafo leonés quiere presentarlo en ferias y certámenes especializados. «Hay que tener cierta inquietud fotográfica para que te guste», asegura el autor.

«Hace años le comenté a una persona que me encontraba en un momento en el que podía abordar cualquier tipo de fotografía. El tiempo me ha demostrado que no, que sólo me muevo bien en un cierto tipo de fotografía. No sabría cómo denominar a ese tipo de fotografía, es algo muy personal, yo la defino como fotografía interior, es un estado de ánimo».

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla