+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Luis Luna y Lourdes de Abajopoeta y compositora

«Mis poemas, como los de Gamoneda, respetan el silencio»

No cuenta con una tirada amplia. Y ni falta que le hace. ‘Almendra’, el libro-cedé que recoge los nuevos versos de Luis Luna, esconde el alma de su hija, el arte hecho música de su mujer, el sentido de Antonio Gamoneda y la expresión de Juan Carlos Mestre.

 

Luis Luna y Lourdes de Abajo firman ‘Almendra’, su primer trabajo conjunto. - dl

pablo rioja | león
12/09/2011

«El poema es, entonces, un hueco en el silencio; un nido de lenguaje. El lenguaje, material con el que trabajamos, se construye siempre en la pérdida, en la no designación del objeto y es, por tanto, un nido inseguro, provisional, en mutación constante». Luis Luna suele prodigarse más bien poco en cuanto a la creación de grandes obras comerciales, prefiere cuidar cada detalle, plasmar sentimientos sin demasiado ruido pero con la profundidad necesaria como para cautivar hasta al más empedrado corazón. Hace sólo tres meses que publicó el libro-cedé Almendra, en el que él pone los versos y su mujer, la compositora leonesa Lourdes de Abajo, la música.

—Su esposa no es la única leonesa ilustre que participa en esta obra...

—Por fortuna hemos contado con la participación de Antonio Gamoneda, que firma el prefacio, y Juan Carlos Mestre, que nos presentó unas ilustraciones buenísimas.

—¿Por qué salen tantos poetas de León?

—Porque el paisaje, una tierra rica como nadie, llama mucho. León es una perla. El carácter de la gente también ayuda a que sea cuna de grandes poetas. Para mí, personalmente, venir aquí es inspirador, ya he escrito varios poemas en mis constantes visitas.

—¿Cómo surge la idea de trabajar junto a su mujer?

—Ambos desarrollamos nuestras obras por separado, pero desde hace tiempo teníamos ganas de crear algo juntos. El proyecto se gesta tras el nacimiento de nuestra hija. He de puntualizar que Lourdes no sólo aporta sus partituras sino que la primera parte del libro está compuesta por poemas suyos.

—¿Y qué se esconde detrás de cada uno de sus versos?

—Son poemas con textos cortos que ponderan en todo momento los silencios. Existe un respeto máximo por lo que se dice pero en igual medida por lo que se calla. La intención es que cuando cada lector abra el libro, entre en un mundo interior muy particular.

—En las presentaciones que ya han hecho de ‘Almendra’ combinan un espectáculo en directo en el que se intercalan poesía y música. ¿Para cuándo en la capital leonesa?

—Queremos presentarlo el próximo mes de octubre, no tengo muy claro si finalmente será en el Conservatorio o en el Auditorio.

—¿Es posible que en este libro-cedé música y texto fluyan por diferentes caminos sin perder el sentido?

—(Contesta Lourdes). Por supuesto. Intentamos que la obra sea de arte total pero se pueden ver por separado. Hay nanas y partes con armonías muy densas que fluyen hasta esa elevación hacia la luz.

—¿Admiten bien sus propias críticas?

—Somos muy rigurosos con nosotros mismos y sin duda alguna, los críticos más duros. La experiencia ha sido positiva, de hecho no será la primera. Además, nuestra casa siempre está llena de artistas y quieras que no esa atmósfera se percibe.

—¿Tiene la poesía presente?

—Lo tiene sí. Está llegando un relevo muy considerable. Julio Espinosa, Benito del Pliego o Federico Ocaña son algunos ejemplos. Este último ha sido el chelista que colabora en el cedé de Almendra y como poeta pronto dará mucho que hablar. Aunque está claro que llegar al nivel de Gamoneda se antoja harto complicado.

—¿Pero interesa en España?

—No es una cultura de masas pero sí interesa. La poesía tiene un espacio importante en nuestro país. Están surgiendo corrientes diferentes, con nuevos caminos de pensamiento. La nuestra sigue la línea de Gamoneda, prima el silencio.