+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

cultura

La novia del Che era de León

Alfonso García presenta en Madrid sus cuentos cubanos con Mateo, Merino y Aparicio.

 

Juan Pedro Aparicio, Luis Mateo Díez y Alfonso García antes de presentar el libro en la Casa de León en Madrid. - raquel p. vieco

pacho rodríguez | madrid
27/01/2015

El carácter «exuberante», dardo en el blanco de maestro infalible de las palabras, en este caso de Luis Mateo Díez para definir a los cubanos, no casa ni por asomo con esa austeridad de sentimiento de los leoneses. Salvo que venga el amor y todo salte por los aires y la novia de Che sea de León. Se cuenta en el libro de Alfonso García, Tres cuentos leoneses en La Habana (Eolas Ediciones), que es un libro delicatesen, que vale menos que un gintonic, un regalo perfecto para cualquiera y hasta para uno mismo. Hay un hijo de esa historia, según se dice...

A partir de esas 53 páginas cobró sentido la presentación de ayer en la Casa de León en Madrid, en un acto que contó con la presencia del embajador de la República de Cuba en España, Eugenio Martínez. Además del libro de Alfonso García, profesor y escritor y colaborador del Diario de León, también se dio a conocer Entre la cruz y el huracán, de Luis Enrique Ramos, académico de la Academia Cubana de Ciencias. El acto en sí también sirvió para enlazar Cuba y León, unidos por los emigrantes de antaño, y de cómo, «en ese decorado de los años 50 que resiste el tiempo», según definió con acierto Juan Padro Aparicio, queda la tradición que es la verdadera conexión entre estos dos pueblos y los de todos: la palabra. Por eso hubo varias intervenciones y presencias. Además de los citados, la de Alfredo Canal, presidente de la Casa de León en Madrid; Héctor Luis Suárez, José Sánchez Menéndez, general del Ejército del Aire; Félix Herrero, Cándido Alonso, José María Hidalgo, entre otros, en un día en que primó la calidad a la cantidad.

Alfonso García destacó lo que le hizo sentir Cuba: «Lo mejor de Cuba es la gente», aseguró, coincidiendo con Aparicio y Mateo. «La forma de sentir que tienen te aproxima a ellos. Y su forma de pensar es cercana. En cierta manera, lo leonés es sustantivo porque han descubierto historias y las hacen suyas. Las cuentan con maestría», aseguró García. De alguna manera, lo que ayer se logró fue hasta volver a la tradición oral en tiempos del whatsApp. Y tender un puente entre esa Cuba que se abre y esta España incierta, con León como telón de fondo literario. Porque esas diferencias insalvables entre la idiosincrasia extrovertida cubana y la timidez patológica leonesa, también se puede decir que saltaron por los aires si uno se somete a la prueba del talento de, por ejemplo, Aparicio y Luis Mateo. Que junto a José María Merino llevaron su Filandón a Cuba y todo el mundo lo entendió. Tal vez, porque en cada rincón de La Habana cada media hora se forma uno, aunque ellos no lo sepan. Es más, ya decía Mateo Díez que ellos no fueron a buscar León en el Caribe, sino a descubrir Cuba y los cubanos.


Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por Ramón 9:47 - 27.01.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Seguro que será un gran éxito y que sana envidia de no poder estar allí con estos tres fantásticos escritores. Los leoneses tenemos que estar orgullosos de Alfonso y Cia

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla