+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Sinfín 30 Abanca Ademar 28 Los leoneses firman otro mal partido a domicilio pero la derrota de Granollers permite que dependan de sí mismos para acabar cuartos

Derrota y vida extra para el Ademar

Los leoneses firman otro mal partido a domicilio pero la derrota del Granollers permite que dependan de sí mismos para acabar cuartos

 

Ligetvari busca la portería rival en la penúltima jornada de Liga. ALBERTO LOSA -

El central del Abanca Ademar Sebas Simonet intenta superar a la defensa rival durante el partido disputado ayer en Santander. ALBERTO LOSA -

A. O. / SANTANDER
19/05/2019

Otro mal partido del Abanca Ademar a domicilio (30-28). Los leoneses cayeron en Cantabria frente a un Sinfín que, hasta ayer, acumulaba nueve derrotas de manera consecutiva y que afrontaba el envite sin nada en juego. No así la escuadra de Diego Dorado, cuyas aspiraciones europeas siguen intactas gracias a los resultados de sus competidores, que le permiten depender de sí mismo para lograr el objetivo en la última jornada, en la que no pueden fallar. Benidorm, que ganó a Granollers, concede una vida extra al bloque visitante.

Y eso que el encuentro arrancó de cara para el conjunto leonés, ya que pronto abrió brecha en el marcador aprovechando sus rápidas transiciones a la contra y el acierto ante la meta contraria. Mario López desató las hostilidades con tres goles que situaban el electrónico en 1-3 tras cinco minutos.

Parecía cómodo el Ademar en La Albericia, ya que superados los diez minutos de juego mantenían una renta de un tanto. Sin embargo, poco a poco el rival fue incomodando y despertando de su letargo. Así las cosas, logró voltear el resultado y ponerse 6-5 gracias, sobre todo, al magnífico trabajo bajo palos de Samuel Ibáñez.

Igualó la contienda el bloque de Diego Dorado, pero nuevamente los santanderinos dejaron claro que le tenían tomada la medida al cuadro visitante cuando pusieron la directa, situándose tres goles arriba (9-6). La respuesta no se hizo esperar y un parcial de 0-4, con doblete de Rodrigo Pérez incluido, devolvía la ventaja a los leoneses.

Mosic, poco antes del intermedio, fue excluido por el colegiado y eso no lo dejó escapar un Sinfín que encontró la manera de penetrar en la irregular zaga marista, que vio como Pla firmaba dos tantos que permitían a los suyos marcharse a los vestuarios con una mínima renta (12-11).

Pese a que para los cántabros el choque no era más que un mero trámite, trajeron de cabeza a los de Diego Dorado, que no terminaban de dar con la tecla, obteniendo respuestas a cada golpe que trataban de darles.

En el segundo tiempo, y pese a la importancia del duelo para el Abanca Ademar, siguió yendo a remolque: tanto en el marcador como en el juego. Acariciaron la ventaja los visitantes cuando empataron a 16 en el 37, pero a partir de ahí se desencadenó el desastre.

Y es que el Sinfín se aprovechó de los errores, tanto en defensa como en ataque, de un espeso conjunto leonés que, lejos de mostrar su mejor versión, se fue emborronando poco a poco. El tiempo muerto, con 20-17, tampoco hizo efecto sobre los jugadores, que poco después se encontrarían con la máxima diferencia del choque, a los 44 minutos, de 22-18.

La cosa no quedó ahí y el Sinfín consiguió escaparse hasta el 26-21. Los de Rodrigo Reñones, sin embargo, no tuvieron un final plácido de encuentro. Juanín mantuvo con vida a los suyos, recortando distancias junto a Rodrigo Pérez (26-23, minuto 50).

Se presagiaba un emocionante epílogo y así fue, aunque el esfuerzo del Abanca Ademar, quizá demasiado tardío, no obtuvo el premio deseado, pese a acariciar con los dedos la victoria en los últimos compases.

Pla se erigió como el mejor en términos ofensivos de los cántabros, que defendieron con uñas y dientes su colchón. Nadó para morir en la orilla la escuadra marista, que entre las intervenciones de Slavic y el gol de Mario López, se puso 26-25 en el 53.

El propio Mario López, a dos minutos del final, consiguió el ansiado 28-28. La tendencia al alza del Abanca Ademar la frenó en seco Torriko con un gol que volvía a otorgar el triunfo a los locales, que se aprovecharon de sendos fallos de Mario López cuando lo tenía todo de cara. Que la tarde no era la mejor de los leoneses quedó contrastado cuando Rodrigo, a falta de 20 segundos, interceptó el balón y, en un mano a mano con el meta del Sinfín, lo estrelló en el poste. Acto seguido no falló el citado Torriko, que selló la victoria de los suyos ante un cuadro que deberá jugarse sus opciones europeas en la última jornada.

El tropiezo de Granollers en Benidorm deja con vida al equipo leonés, que recibe el próximo 25 de mayo al Guadalajara en el Palacio. Serán cuartos si ganan ese compromiso. No importa lo que haga el Huesca. Un triple empate favorece al Ademar, que ya se prepara para despedir al jugador más emblemático que ha salido del club. Juanín está ya ante su último partido. Con Europa en juego.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla