+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CAYETANO FRANCO. abanca ADEMAR

«El nuevo pabellón se construirá en La Lastra y estará listo en 2020»

 

Jorge Callado, Cayetano Franco, Roberto Núñez y Georgino Fernández durante la tertulia celebrada ayer en La 8. RAMIRO -

08/06/2017

PABLO RIOJA | LEÓN

Es uno de los grandes proyectos anunciados por la directiva del Abanca Ademar; un nuevo pabellón que albergue al primer equipo, a las categorías inferiores y a todo el balonmano. Y desde ayer se conoce su futura ubicación. «Se construirá en La Lastra y nuestra idea es que esté listo en el año 2020», anunció el presidente del conjunto marista, Cayetano Franco, durante la tertulia El Filandón que organizan Diario de León y La 8. «Nuestros equipos de base están acostumbrados a peregrinar por siete pabellones diferentes cada semana con las dificultades que ello conlleva. Desde la directiva siempre hemos querido contar con una instalación exclusiva para balonmano», remarcó. Si los plazos se cumplen, Franco cree que las obras podrían comenzar en poco más de un año.

El nuevo pabellón contará con cerca de 4.000 asientos —una cifra más acorde a la masa social que respalda al club— y se financiará «casi en su totalidad» merced a un crédito avalado por el arrendamiento a largo plazo de la explotación comercial que lo acompañará. En ese sentido, el máximo dirigente adelantó que ya tienen 600 metros cuadrados comprometidos en los bajos comerciales de la futura construcción. Una vez que el pabellón eche a andar, la directiva tratará de organizar diferentes actos para generar nuevos ingresos que se sumarían al presupuesto del club.

Sobre el futuro nombre que tendrá, el presidente confesó que si por él fuera se llamaría Pabellón Juanín García. Eso sin cerrar la puerta a la llegada de un posible patrocinador que ponga ‘su apellido’ como ya ocurre con tantas instalaciones deportivas en medio mundo.

Otro de los temas a los que se refirió Tano Franco es la deuda contraída por el Ademar. «Nos quedan por acometer el cuarto y el quinto plazo a razón de 130.000 euros este año y otros tantos el que viene. En 2018 tendremos finiquitado casi el 95% de lo adeudado y luego ya sólo nos esperan otros cinco años de intereses» —unos 12.000 euros por temporada—.

En el capítulo de fichajes para la próxima temporada, el dirigente no quiso dar nombres porque «todavía no está cerrado al cien por cien», pero sí anunció que están cerca de cerrar a un pivote defensor de máximo nivel. «Está claro que nuestro presupuesto es el que es, limita mucho nuestros movimientos, pero si se puede también traeremos a otro lateral». Uno o dos fichajes —como mucho— «siempre que no venga otro club y se lleve a alguna de las estrellas de la actual plantilla», entonces «hablaríamos de otra cosa», puntualizó.

En cuanto a las renovaciones del resto del equipo, Franco admitió que la oferta que le han hecho a todos los jugadores «no la puede igualar ningún club exceptuando el Barça». No podemos competir eso sí —prosiguió— «con otras ligas europeas, pero sí tenemos la gran ventaja de ser un club donde todo el mundo cobra puntualmente. Eso es sagrado, la gente lo valora y tiene claro que el Abanca Ademar es una entidad seria».

La Copa del Rey que se disputará en la capital leonesa desde mañana ocupó también gran parte de la intervención de Cayetano Franco. El presidente del Abanca Ademar valoró que la Asobal haya vuelto a confiarles la organización de un torneo grande como ya hizo a finales de 2016. «León cuenta con la mejor afición de España, tenemos el doble de socios y asistentes que cualquier otro club nacional —incluido el Barcelona— y eso decanta mucho la balanza. Además, algo de ‘culpa’ tiene esta directiva porque hacemos las cosas bastante bien. Traer un torneo aquí es apostar a caballo ganador», subrayó.

Sobre si la Copa reportará beneficios al club leonés, Franco quiso disipar cualquier duda. «No somos una ONG, acoger una competición de esta envergadura lleva muchas horas de trabajo y siempre hablamos de sacarle rendimiento. Creo que lo haremos sin problema y más si nuestro equipo se mete en la final, entonces estaríamos hablando de un buen pellizco económico». Hasta la fecha se han vendido cerca de 1.500 abonos para esta fase final.

Alcanzar los 3.000 socios

El ascenso de la Cultural y Deportiva Leonesa a Segunda División y el hecho de que pueda perjudicar indirectamente al club marista se coló entre las preguntas que los periodistas le lanzaron al presidente durante el programa. Franco admitió que «no mucho, pero algo sí que nos va a afectar para mal». Los socios «no van a fallar» pero «quizá ahora sea más difícil alcanzar la cifra de 3.000 abonados, un objetivo que llevamos persiguiendo tiempo y del que no andamos lejos». La posible presencia de los de Rafa Guijosa en la máxima competición europea —que aún está por confirmar— podría ser «el empujón que necesitamos», admitió.

Con todos los documentos presentados y en regla, el Abanca Ademar tendrá que esperar hasta finales de mes o principios de julio para conocer si disputará o no la Champions la temporada que viene. «El comité se reunirá el próximo 24 de junio para decidir a qué clubes invita. Suelen tener en cuenta la historia de la entidad, el número de espectadores y otras variantes. Si nos consideran entre los mejores, estaremos dentro y si no a la EHF como mal menor».

Se juegue o no en Europa, lo que sí dejó claro el presidente es que los precios de los abonos no van a variar con respecto a los de este año. «No tenemos cerrado nada aún, pero la idea es no tocarlos». La medida que adoptará el equipo directivo pretende premiar la fidelidad de los socios, que ya sufrieron un aumento esta temporada. «Se subieron porque el equipo entró en Europa aunque luego caímos en la primera eliminatoria. Este año, la Champions nos garantizaría al menos cinco encuentros en casa y así podemos compensarles el esfuerzo», finalizó.