+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

AJEDREZ Y BOXEO

Jaime Santos boxea como Gran Maestro

Del tablero al ring. El jugador leonés aumenta su resistencia y concentración dentro del cuadrilátero para mejorar sus prestaciones como uno de los ajedrecistas jóvenes con más proyección de España. .

 

Jaime, Jonathan y Marcelino, dentro del ring con un tablero. JESÚS -

17/01/2019

Sergio C. Anuncibay | León

Cuando Kasparov dijo que el ajedrez «es el deporte más violento que existe» no iba de farol. Lo comparó con una guerra porque el objetivo es «destrozar» psicológicamente al rival para rematarlo en el tablero. Una batalla cruenta cargada de tensión. Horas de un silencio espeso que ponen a prueba la condición física y mental de los jugadores.

Hay que estar en forma para aguantar tanto desgaste. Lo sabe bien el leonés Jaime Santos, que a sus 22 años es ya Gran Maestro y uno de los mejores ajedrecistas del país. Desde bien pequeño tenía claro que quería llegar a lo más alto. Ha trabajado duro durante mucho tiempo y está a un paso de los 2.600 puntos ELO que apenas tienen 200 jugadores en todo el planeta. «Daría un salto importante a nivel internacional», matiza.

Dedica cada día «unas siete horas» al ajedrez. Sin descanso. Ni si quiera el fin de semana. Lee libros, juega por Internet, resuelve problemas... Y desde el mes de octubre practica boxeo en la escuela 1664 Fight Club, dirigida por Jonathan Rodríguez, subcampeón mundial de Chessboxing, donde se mezclan en la misma competición dos deportes que a priori pueden parecer como el agua y el aceite pero que coinciden en muchos aspectos.

Marcelino Sión, entrenador de Jaime, también boxea. JESÚS F. SALVADORES.

Jaime, Jonathan y Marcelino, dentro del ring con un tablero. JESÚS

Las clases duran una hora y Jaime va tres días a la semana. JESÚS

«Tienen bastante similitud a nivel táctico y de estrategia. Ambas disciplinas son muy complejas. La diferencia es que en una estás sentado y no te duele el cuerpo», explica el encargado de pulir la esgrima y la coordinación de Jaime Santos dentro del cuadrilátero.

La idea de subirlo al ring partió de Marcelino Sión, su entrenador desde los diez años. «Jaime no ha sido un deportista nato y en el ajedrez el estado físico es un factor importantísimo. Buscábamos una actividad que se adaptara a él, que fuera intensa, no muy larga y con buenos resultados», revela.

«El boxeo mejora los reflejos, canaliza la agresividad y encima es divertido», señala Marcelino Sión, que también se pone los guantes y participa en las sesiones junto a su alumno. Para él no es algo nuevo. Ya coqueteó con este deporte cuando tenía 17 años. «Siempre me ha gustado», subraya. Y recuerda que Bobby Fischer, entre otros, era un gran aficionado. «Hace que tengas muy buen fondo físico, mejora la atención y te obliga a realizar una rutina», justifica.

Tanto él como Jonathan Rodríguez están convencidos de que notará los efectos a medio plazo. Jaime espera que mejore su concentración. «Soy un jugador rápido, no suelo pensar demasiado», reconoce el Gran Maestro leonés, que acudirá el próximo 21 de enero a Gibraltar para disputar el torneo abierto más importante del mundo. Luego afrontará el Europeo. Y, más tarde, el Magistral Ciudad de León, que organiza Marcelino Sión. Ya estuvo en las tres ediciones anteriores. Tuvo contra las cuerdas al indio Vishy Anand y apretó las clavijas de Paco Vallejo. Casi nada.

«Ha progresado mucho en los últimos años y no es nada fácil competir en tu casa porque quieres hacerlo bien y eso supone una presión añadida», valora su entrenador, que ha visto como un chaval de la cantera «acaba jugando al máximo nivel», algo «muy gratificante» para él, su descubridor. Pero el talento no es suficiente. Hace falta también mucho sacrificio para llegar a la élite de cualquier deporte. Y un entorno que no te llene la cabeza de pájaros. «Es muy fácil vivir en una nube, pero hay que tener los pies en el suelo. Jaime encaja bastante bien los reveses y eso es bueno porque en el deporte profesional se viven situaciones muy complicadas», advierte Sión, que ve en el boxeo una herramienta educativa. «Nos enseña a ser humildes y a tener en cuenta a nuestro rival en todo momento», argumenta.

Ademas aumenta la resistencia, un factor clave para soportar el ritmo al que obliga la alta competición. Incluso «bajan de peso» en los torneos largos, apunta Jonathan Rodríguez, responsable de cada uno de los entrenamientos. Empieza con un calentamiento de unos quince minutos, algo de comba, sombra frente al espejo... Y combinaciones, algunas «bastante complejas dada su capacidad de retención». Asi tres días a la semana. «A Jaime le viene muy bien salir de la zona de confort», considera.

Cree que es «fundamental estar activo por ese componente de energía que necesitas» para convertirte en un deportista de élite. «Todos los jugadores profesionales tienen talento, pero hace falta mucho más. Hay que saber reponerte de las derrotas, tener espíritu de lucha y ser muy disciplinado», asegura Marcelino Sión, que despacha con un directo todos los prejuicios que ensombrecen al boxeo. «Hay demasiadas ideas preconcebidas cuando es una disciplina muy noble, en la que no tiene porqué haber contacto», insiste. «Es muy bueno para la coordinación y los reflejos», continúa Marcelino Sión, que no duda cuando lo relaciona con el ajedrez, una actividad bastante más agresiva de lo que cabría esperar. De hecho son dos formas diferentes de combate. En una la pelea se vive dentro del cuadrilátero y en la otra el duelo se enciende sobre un tablero. En ambas el físico es determinante.

Jaime Santos lo tiene claro y en su preparación ha introducido el boxeo como parte de un entrenamiento muy duro que en poco tiempo podría ponerle en el foco del ajedrez internacional. Va por el buen camino.

El leonés Jaime Santos, durante el entrenamiento de ayer en la Escuela 1664 Fight Club. JESÚS F. SALVADORES





Buscar tiempo en otra localidad