+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

GENTE DE AQUÍ

León pone en forma al deporte de Kuwait

El atleta berciano Eduardo Valcarce ejerce desde septiembre, de la mano de Spark Athletic, como entrenador personal en el país asiático. De las carreras y los podios ha pasado a transmitir a decenas de deportistas su experiencia

 

León pone en forma al deporte de Kuwait -

30/11/2017

MIGUEL ÁNGEL TRANCA | LEÓN

El deporte no tiene fronteras. De eso lo sabe bien el berciano Eduardo Valcarce Merayo que el pasado 10 de septiembre hacía las maletas rumbo a Kuwait. De entrenarse y correr a entrenar. Y todo con un billete que reflejaba nada menos que 6.700 kilómetros de recorrido. Allí, en un país con una tradiciones muy diferentes a las españolas pero con una pasión cada vez más creciente por la actividad deportiva este atleta ha pasado a convertirse e n profesor, en entrenador personal con el reto de ayudar a crecer a nivel físico a deportistas, alguno de ellos incluso con opciones de llegar lejos. Pero también a otro tipo de personas para los que, sin el afán competitivo, también buscan acercarse a la perfección a nivel corporal.

Quien le iba a decir a este leonés de 30 años que iba a cambiar tan drásticamente de aires. Y menos que sus resultados y también concepción del deporte iba a reportarle un destino tan singular. Eilusionante. «Realmente la idea de irme a Kuwait no fue mía, (entre risas). Recibí la oferta de trabajo vía correo electrónico. Es posible que la empresa contactase conmigo a través de un «recruitment manager» de Linkedin, pero todavía lo desconozco. Las condiciones del trabajo junto con la posibilidad de conocer otra cultura totalmente diferente me atraían y por eso no me lo pensé dos veces».

De la mano de Spark Athletic Center Eduardo ha pasado de luchar por llegar el primero en las carreras (que tampoco ha olvidado y prueba de ello es que ya en suelo kuwaití ha logrado subir al podio) a entrenador personal. «En Kuwait mi uno de mis cometidos es planificar y desarrollar el plan de entrenamiento en función del objetivo que el cliente tenga. Por otro lado, supervisamos la correcta ejecución de los ejercicios, adaptando los mismos a sus características. Además, cada uno de los entrenadores tenemos un perfil diferenciado», apunta eduardo que tambioén alaba la confianza que han depositado en lo que hace. «Desde el primer momento han contado conmigo para dar un espaldarazo a la sección de rendimiento del gimnasio (Spark Lab). Tenemos todo el instrumental para realizar test de laboratorio y de campo tanto en deportes individuales como en deportes de equipo. Otra ámbito donde me siento especialmente cómodo en trabajando con clientes lesionados» precisa Valcarce que junto a Sergio (otro entrenador español) se encargan de la rehabilitación y readaptación y el centro nos deriva ese tipo de clientes y nos proporciona todo el apoyo que necesitamos».

En Kuwait el berciano tampoco ha arrinconado su faceta atlética. «En este tiempo, que por ahora es poco, hemos logrado crear un club de corredores populares del que soy entrenador. Actualmente en Spark Running Club somos 22, agrupados en diferentes niveles (concretamente en 3). Para mí es una buena forma de evadirse y seguir ayudando a gente a sentirse bien y alcanzar sus objetivos».

Su estancia en Kuwait como entrenador personal tiene por ahora fecha de caducidad. Aunque esta puede cambiar. «Mi contrato es por un año y se va renovando tácitamente. La mayoría de la gente dice que Kuwait es un país para estar de paso, 1 o 2 años; existen excepciones, pero esa es la tendencia. El motivo principal es el clima, y por otro lado que Kuwait es un país pequeño y sus oportunidades de ocio son limitadas. De todos modos, a mí no me desagrada»

El cambio ha resultado para Eduardo algodrástico aunque eso no le ha llevado a renunciar a hacer realidad uno de sus sueños, poder entrenar y hacerlo según ha aprendido él el deporte. «Debido a la climatología la vida comienza muy temprano. Los establecimientos abren antes de las ocho e la mañana, y hay actividad desde mucho antes incluso. Kuwait es una mezcla de culturas. Sólo el 20% de la población oficialmente es Kuwaití, el resto, expats como yo. Hay una comunidad muy fuerte de indios, nepalíes, pakistaníes y filipinos. Gente muy amable y siempre con una sonrisa. El país se mueve a una velocidad distinta, a pesar de que hay mucha densidad de población, mucho tráfico etc...El ritmo de vida en general es más pausado que en Europa. Es una de las cosas que mas valoro de aquí junto con la falta de delincuencia y violencia. El país es muy seguro».

Valcarce también ha vivido momentos peculiares. «Para mí lo que más me ha sorprendido es su forma de conducir. No hay reglas, nadie utiliza los intermitentes, no existe prioridad en los cruces... Un auténtico caos en el que muchos días creo que mi vida está en peligro; sin embargo todavía no he visto ningún accidente de tráfico».

Sobre su día a día el atleta y ahora entrenador leonés apunta. «Cada jornada comienza aproximadamente a las 7.15 horas. Desayuno liviano y sobre las ocho estoy corriendo. A pesar de que ahora el clima es mejor para correr, ya me he habituado y procuro mantener la costumbre. Después de correr, organizo la agenda del día (número de sesiones, planificaciones, etc), y descanso un poco. Aproximadamente a las 12.00 nos recoge el autobús de la empresa y nos lleva al trabajo. Nuestra jornada comienza a las 13.00 horas hasta las 21.00, de domingo a jueves, y el sábado de 14.00 a 18.00 horas. Tras la jornada de trabajo, viaje de vuelta, cenar y a dormir. El día libre lo aprovecho al 100% para quedar con compañeros del trabajo, o de entrenamiento y conocer más zonas de Kuwait, costumbres etc...».

Eduardo considera que parte de la culpa de su llegada a Kuwait como la de otros preparadores físicos tiene como razón que dicho país los cambios de hábitos y su intento por mejorar una situación que ha llevado a contar con uno de los de mayores índices de obesidad ( según las últimas estadísticas el 25% de la población sufre diabetes). «A pesar de esas cifras, en el gimnasio no nos encontramos con este tipo de clientes con habitualidad, y suelen ser en su mayoría deportistas amateur que quieren un plus a su preparación; o bien clientes que salen de una lesión o que acuden a nosotros para pedir consulta sobre que preparación le puede ir bien en base a sus características. Son gente muy amable y el trato es muy cordial, precisa Valcarce para el que «aquí se trabaja sin la tensión y prisas que en muchas ocasiones me he encontrado en España, todo gracias a su cultura y forma de ver la vida, más pausada y que gracias a su poder adquisitivo se pueden permitir una vida más contemplativa. Por otro lado, Kuwait actualmente se encuentra fuera del movimiento olímpico por problemas de corrupción; por lo que en el ámbito de rendimiento se encuentran en ‘stand by’ a pesar de que sigue habiendo pruebas de nivel en la mayoría de deportes. Esto no frena a los organizadores de eventos deportivos de realizar pruebas y acuden deportistas del resto del golfo pérsico», apostilla el atleta-entrenador berciano.



Buscar tiempo en otra localidad