+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

BALONMANO | LIGA ASOBAL

A martillo pilón ganó el Ademar

Abanca Ademar 28 - Anaitasuna 26 | Los leoneses vengan su derrota de la primera vuelta ante el Anaitasuna en un partido complejo que se jugó de poder a poder

 

Mario López es placado sin contemplaciones por un defensor rival. JESÚS -

El central argentino Sebas Simonet fue sin duda de los destacados. JESÚS -

09/03/2017

georgino fernández | león

El Abanca Ademar mantiene su racha de victorias en la liga —once consecutivas y sigue caminando con paso firme con la mira puesta en su sueño: terminar segundo. El de ayer ante el Anaitasuna era un examen complejo, sin duda de los más difíciles que puede tener en este curso el equipo leonés. Los navarros han sido los únicos que le han vencido esta campaña además del Barcelona y lo hicieron de forma contundente. A nadie se le escapaba que iba a ser un envite complejo, de resultado incierto y donde los de Guijosa tendrían que jugar muy bien sus cartas.

Afortunadamente lo hicieron y aunque hubo que esperar al último minuto para poder respirar porque fue un choque que se peleó de poder a poder el Abanca Ademar amarró la victoria (28-26) y sin duda creció algo más como equipo, como grupo, como plantel fiable. Jugaron todos además, poniendo de manifiesto que el equipo también sabe ganar y sufrir confiando en las rotaciones.

De entrada ayer Guijosa sorprendió poniendo en el lateral derecho a David Fernández en lugar del argentino Fede Vieyra. Fue el único cambio en su esquema habitual tanto en defensa como en ataque. De inicio el Anaitasuna se pudo delante con un 0-2 en apenas tres minutos que fue el único tiempo que estuvieron por delante en el marcador. Dos zarpazos de Costoya y Juanjo ponen el empate enseguida. La intensidad que se vaticinaba es evidente. El Ademar intenta meter velocidad en cada acción para sorprender al Anaitasuna a la carrera ycuando no es posible la manija la lleva Simonet —excelente ayer— para ordenar un ataque posicional que funciona perfectamente. Mario López, con un inicio fulgurante, culmina una jugada elaborada para poner un parcial de 4-0 que permite al Ademar mandar en el partido. Atrás la defensa 6-0 con Carou y Juanjo está sólida y Cupara también.

Pero el de ayer es un duelo de alta intensidad y el Anaitasuna reacciona de la mano de un inspirado Chocarro que lee perfectamente las debilidades de la defensa marista por el extremo. Es un partido de arreones y de duelo en los extremos Chocarro lleva cuatro y Mario otros cuatro en el ecuador de la primera mitad con 7-5 en el marcador. Cuando Piñeiro pone la máxima renta con 9-6, Apezetxea pide el primer tiempo muerto. El Ademar es un equipo ordenado y solvente que sabe a lo que juega.

El Anaitasuna tira de fondo de armario y pone en pista al joven zurdo brasileño Ceretta que con dos trallazos seguidos aguantan a los navarros en el partido. Cuando hace el tercero seguido Guijosa quita a Cupara y pone en la portería a Biosca que tuvo una salida bastante entonada.

Simonet coge el relevo goleador y abre la primera brecha importante. Su acierto compensa la sequía de los laterales pues se echan en falta los tantos de David y de Costoya. Un gol de lujo de Juanín con apenas margen pone la máxima renta: 15-10. El Ademar va lanzado pero encadena tres errores en ataque y encaja un parcial de 0-3 que vuelve a meter al Anaitasuna en un choque con alternativas constantes. Con 17-14 se llegó al descanso.

La segunda parte arranca con un cambio en el lateral derecho donde Fede Vieyra coge el testigo de David Fernández. El Anaita deja pocas opciones de correr al Ademar aunque su ataque posicional sigue siendo solvente. La renta se estabiliza en los tres y cuatro goles. Pasan los minutos y el equipo echa en falta los goles de sus tiradores. Vuelve David Fernández. Los leoneses conservan el mando pero les cuesta cada vez más superar la defensa rival. Su ataque se espesa y el Anaitasuna estrecha el margen con un acertado Aguirrezabalaga hasta un preocupante 23-22. Resuelve Simonet con una jugada individual que es un soplo de oxígeno. A falta de cinco minutos manda el Ademar por la mínima: 25-24. Cada ataque es oro como el gol de Carou o el de David Fernández, su primer tanto en el partido y cuando más necesario era. Hizo el 27-25 que fue determinante El Anaita llegó al 27-26 con 30 segundos por jugarse y ahí el Ademar manejó el tiempo y Rodrigo sentenció.





Buscar tiempo en otra localidad