+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

atletismo | campeonato del mundo

Ordóñez baña su gesta en bronce

El atleta de Salentinos sube al podio en la final de los 800 metros tras una carrera sobresaliente Saúl estrenó con éxito su debut internacional absoluto con España.

 

Saúl Ordóñez celebra con una bandera de España su éxito en el Mundial de atletismo. ARRIZABALAGA -

04/03/2018

MIGUEL ÁNGEL TRANCA | LEÓN

Tallin descubrió a nivel internacional a Saúl Ordóñez. Allí el atleta de Salentinos se hacía un hueco en el podio con la medalla de plata continental en categoría sub-23. El berciano, sin hacer mucho ruido, había demostrado que con tesón y calidad podía llegar muy lejos. Han pasado menos de tres años y otro metal ha vuelto a lucir en su cuello, en este caso de bronce. Eso sí, nada menos que en un Mundial absoluto, el de pista cubierta.

En ese escenario Saúl entraba ayer a formar parte de la selecta nómina de elegidos que han logrado para España un lugar en el podio. Lo hacía demostrando que todo lo que ha conseguido hasta ahora no es casualidad. Ni esa plata en Estonia 2015 ni el oro en el Campeonato de España del pasado año. Tampoco el segundo peldaño en el Nacional en pista cubierta de hace unas semanas en el que sólo el salmantino Álvaro de Arriba, uno de sus rivales ayer en la final de los 800 metros de Birmingham, le pudo superar.

Y eso que sólo cuenta con 23 años (en abril cumplirá 24). Y que para llegar al Mundial ha tenido que luchar al máximo y esperar a una invitación de la IAAF al quedarse a las puertas de la mínima.

Pero ya en el campeonato Ordóñez demostraba su potencial, el de un campeón. Antes de coger el avión rumbo a la localidad británica lo había dejado claro. Después de tanto esfuerzo no iba a viajar como mero turista. Para eso tendría otras oportunidades en las que no vistiera la camiseta de España. Y así lo dejaba patente en las semifinales del viernes haciéndose un hueco entre los seis elegidos para la lucha por las preseas. Ayer y desde la calle dos completaba el guión perfecto con la bronce mundialista. Lo hacía como los mejores, y con una táctica ambiciosa que lo llevaba a situarse en apenas unos metros en la segunda posición a la estela del marroquí Smaili. Y además por el exterior de la calle uno, evitando la cuerda y la posibilidad de verse encerrado. No quería sustos y menos tener que remontar en una final que se corría a un ritmo elevado, pero también con una alta dosis de táctica, la que ayer llevó al leonés a hacer historia.

Tras el paso por el 200 Saúl aguantaba en la segunda plaza por delante del británico Giles y el norteamericano Windle,a la postre protagonista de una situación algo esperpéntica con su descalificación por agarrar a un rival y la posterior readmisión. Todo estaba en el aire y ahí emergía la figura del polaco y gran favorito al oro, Adam Kszczot que como ya hiciera en las semifinales cambiaba el ritmo para situarse primero. A su estela salía un ambicioso Saúl que no quería perder la oportunidad de colgarse una medalla. A eso había viajado a Birmingham y no podía perder la ocasión. La última vuelta fue frenética con un Kszczot que lograba un par de metros de renta, los suficientes para ganar. Por la plata luchaban Ordóñez y el norteamericano Windle que por dos centésimas lograba el segundo peldaño del podio. Saúl el tercero aunque en unos minutos pasaba al segundo tras la descalificación de Windle. Apenas una hora después este era recalificado y el berciano volvía a situarse en el tercer peldaño del podio. Daba lo mismo porque la gesta ya estaba lograda. Y aderezada con un bronce para la historia del atletismo leonés.