+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Podio de plata y bronce

Ana Vega (10.000) y Blanca Fernández (1.500) certifican su condición de atletas de élite con sendas medallas en Marsella.

 

Ana, Jorge y Blanca con sus medallas junto a Villacorta. - DL

MIGUEL ÁNGEL TRANCA | LEÓN
16/06/2014

Ana Vega y Blanca Fernández vistieron de plata y bronce su actuación en los Juegos Mediterráneos sub-23, cita en la que otro de sus compañeros de entrenamiento, Jorge Blanco, había sumado un día antes otro puesto en el podio, en este caso el segundo.

Las dos atletas, consideradas como el presente y futuro español de las pruebas de fondo, dejaron patente su condición de favoritas a los puestos de privilegio, Ana en los 10.000 metros y Blanca en los 1.500.

En el caso de Ana, la pupila de José Enrique Villacorta supo jugar sus bazas en una carrera de desgaste en la que las representantes portuguesas intentaron romper el grupo principal. Esa táctica favoreció a la leonesa que se mantuvo en la zona delantera incluso cuando a partir del 5.000 las turcas Aydemir y Eytemis daban una vuelta de tuerca a la prueba aplicando un ritmo frenético que sólo Ana pudo resistir.

A falta de poco más de un kilómetro se quedaba rezagada Eytemis con los que la batalla por el oro era ya sólo cosa de dos: Ana y la ala postre ganadora Esma Aydemir que en una última vuelta y media espectacular lograba cruzar en primera posición la meta (34:33). Ana se alzaba con la segunda posición demostrando su condición de excelente fondista (34:40) mientras que el podio lo completaba Eytemis con un crono de 34:42. La cuarta posición en la cita marsellesa era para la portuguesa Martins (34:55).

Un 1.500 espectacular

La jornada en positivo para la representación leonesa la completaba la actuación de Blanca Fernández. La campeona de España sub-23 y una de las mejores especialistas nacionales en el medio fondo se subía al tercer peldaño del podio en los 1.500 metros, prueba en la que se dieron cita buena parte de las mejores atletas a nivel mundial, entre ellas la italiana Del Buono, favorita para colgarse la medalla de oro en el Europeo absoluto de Zúrich en agosto y la turca Gamze Bulut, plata en los Juegos de Londres hace dos años.

La prueba, muy táctica, contó con cuatro protagonistas para jugarse el podio. Junto a Blanca, Del Buono y Bulut, la portuguesa Pen Freitas también optó hasta la última vuelta por una medalla. Los 500 primeros metros no fueron excesivamente rápidos aunque todo iba a cambiar a partir de ahí. Del Buono, Bulut y la propia Blanca intentaron dejar más reducido el número de aspirantes a las medallas y lo consiguieron para descolgar posteriormente y cuando la carrera iba a delimitar el podio a Pen Freitas. A falta de 200 metros Blanca cedía unos metros que a la postre le privaron de un oro que se apuntaba Del Buono (4:14) por delante de Bulut (4:15) mientras que Blanca cerraba los puestos de privilegio con su bronce y un registro de 4:17.