+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La sabiduría de los viejos pescadores

La historia de la pesca en León se enriquece con la aparición de tres nuevos manuscritos en cuya adquisición están interesados tanto la Junta de Castilla y León como el Ayuntamiento de Astorga.

 

José Luis González, investigador del manuscrito de Astorga. - p. v.

P. vizcay | león
20/06/2014

A los manuscritos de Astorga (1.624) y de Luis Peña (1.825) en paradero desconocido desde que fueron regalados a Franco por la Diputación hace 50 años y que infructuosamente han tratado de ser recuperados para el patrimonio de León, se unirían estos tres en manos particulares y con posibilidades de ser adquiridos bien por la Junta de Castilla y León o por el Ayuntamiento de Astorga que han mostrado su interés. También es cierto que la autenticidad debiera, previamente, corroborarse con un estudio serio y profesional, que determinaría su valor histórico y, lógicamente, económico. A nivel mundial el documento más antiguo sobre la pesca con anzuelo está fechado en Inglaterra en 1.496 atribuido a Dama Juliana Berners.

La peculiaridad del Manuscrito de Astorga, de Juan de Bergara, es que se trata del primer documento conocido sobre el montaje de moscas artificiales, mientras que el de Juliana es un tratado general. Juan de Bergara deja constancia de la evolución de la pesca con mosca en la provincia de León, marcando profundas diferencias con otros países europeos que, hasta ahora, se habían atribuido en exclusividad la paternidad de este tipo de pesca, la más extendida a nivel mundial. En los últimos años ya se reconoce que, en los ríos de León, la pesca con mosca pudo tener su cuna o, al menos, encontrar su perfección.

José Luis García González, autor del libro Pluma Seda y Acero (Editorial Everest) sobre el manuscrito de Astorga, y uno de los investigadores que con mayor entusiasmo persigue estos textos, ha tenido oportunidad de estudiar brevemente los citados manuscritos. «He conseguido tenerlos en mis manos durante una hora. Son pequeños cuadernillos de papel tela donde nuestros «abuelos pescadores» anotaron sus conocimientos y recetas sobre las moscas leonesas. La confidencialidad me impide desvelar el nombre del actual propietario que, en principio, si estaría dispuesto a venderlos». Recuperar estos documentos debería ser vital para cualquier institución de una provincia que, además de sus 3.000 kilómetros de ríos trucheros, dispondría de un patrimonio histórico y documental único y que, además de poder disfrutarlo por todos, podría contribuir a la aparición de nuevos hallazgos que, sin duda, existen.

Para José Luis los manuscritos parecen auténticos y de especial interés. Concretamente el tercero reforzaría el conocimiento de alguno de los que ya conocemos. Una vez advertida la Junta de Castilla y León, y más concretamente el consejero, Antonio Silván, éste habría demostrado su interés en recuperar estos manuscritos para el patrimonio de la Comunidad. A fecha de hoy, dos meses después del último contacto, se estaría a la espera de una cita con el propietario para verificar la autenticidad y materializar la compra.

En todo caso persiste cierta incertidumbre ya que hace años el Ayuntamiento de Astorga llegó a negociar la adquisición que no se concretó por la marcha atrás del propietario. La recuperación de estos documentos, o al menos de su contenido, sería vital para el patrimonio leonés.