+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Sebastien Rouet, corazón de León

El ‘tres cuartos’ internacional nacido en Bayona se considera un español más, país al que espera llevar al Mundial de Francia 2021 Su abuela materna de 95 años, Flora dos Santos, es su raíz leonesa.

 

Sebastien Rouet con la foto de su abuela Flora dos Santos que le ha inculcado su amor por León. DL -

28/09/2018

MIGUEL ÁNGEL TRANCA | LeÓN

Sebastien Rouet nació hace 33 años en Bayona. Su pasaporte refleja la nacionalidad francesa, pero en su corazón palpita un sentimiento español. Por muchas razones. Una, la que considera más importante este ‘tres cuartos’ internacional con el combinado de rugby, los lazos de sangre. Y por parte materna. Flora dos Santos, su abuela, con la que comparte entre otras cosas la pasión por este deporte, nacía en León hace 95 años desde donde se trasladaba a Francia a los 10 junto a sus padres en busca de trabajo. Allí en Bayona nacía Sebastien que no se olvida de sus raíces y menos si su abuela se las recuerda cada poco. «No he podido viajar todavía a León pero tengo ganas de conocer la tierra de mis antepasados, donde mi abuela, una de las personas que más quiero, vino al mundo. Ella me ha hablado mucho de esa tierra y por eso en mi corazón le guardo un cariño especial. Como a España que me ha acogido tan bien», precisa el jugador que desde el año 2010 defiende los colores de la selección, el XV del León, y con la que hace unos meses vivía uno de sus capítulos más amargos.

«Ese día cuando nos jugábamos el pase al Mundial de Japón 2019 parecía que iba a ser uno de los mejores de mi vida. Junto a mi hermano Guillaume esperábamos devolver a España todo el apoyo y confianza que habían depositado en nosotros pero se tornó en un desastre al perder y de forma que creo tan injusta que fue». Esa derrota trajo también consecuencias para Sebastien. Sus protestas al árbitro junto a la de otros compañeros al considerar que su actuación había sido parcial (era rumano y precisamente esa selección, si perdía España, hubiera logrado el billete a la cita nipona) le han costado una sanción de un buen número de semanas. Más bien dicho, el no poder jugar con la selección hasta el 27 de noviembre y además la rescisión de su contrato con el club en el que militaba, el Narbonne. «Fue un momento que no he olvidado. Y por eso espero que esa tristeza pueda convertirse en los próximos años en alegría si el seleccionador así lo considera y sigue confiando en mí. Me gustaría aportar entonces mi grano de arena para que la selección pueda estar en el Mundial de Francia 2012».

Un deseo que para este francés con corazón leonés y español también comparte su familia. Y en especial su abuela materna Flora. «Siempre me ha apoyado junto a mi abuelo Roger. Desde que empecé a practicar el rugby a los seis años hasta ahora. Siempre que puede disfruta viéndome en los partidos. Lo hace por la televisión porque con 95 años y a pesar de que está muy bien ya no va a los estadios», apunta Rouet que remarca que todo lo que su abuela Flora le ha contado de León «a pesar de que se marchó de allí a los 10 años, es de cariño y nostalgia. Por eso espero que más pronto que tarde puede ir a conocerla», precisa en un claro español con acento francés el propio Sebastien.

El internacional con el XV del León (así se le denomina a la selección) tampoco descarta poder disputar sus últimos años como jugador en España. «Me llamaron del Alcobendas, su entrenador al que conozco bien, para que fichara por ellos. Pero surgió el tema de la sanción y ha quedado todo parado. Ahora cuando pase todo y de cara al próximo año no lo descarto porque el rugby español ha crecido mucho en los últimos años. Tanto a nivel de calidad como de afición. Aún está por debajo del francés en resultados pero no descarto que la distancia sea cada vez menor».

Eso sí, a corto plazo su destino puede ser la liga gala. «Estoy entrenando con un club cerca de Narbona. Pero no puedo jugar por la sanción aunque cuando acabe esta estará en forma para volver a jugar. Creo que cerca de esa ciudad». Hoy, tras reunirse el jueves con la Comisión de Disciplina de la Federación francesa, conocerá si esa inactividad a nivel competitivo se reduce. Lo hará justo en Bayona, la localidad en la que reside su abuela leonesa a la que como siempre que puede visitará. «Le daré recuerdos de los leoneses. Se alegrará mucho porque a pesar de la distancia siempre ha tenido a esa tierra en el corazón. Como yo».

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla