+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CÁRNICAS JOSÉ SUÁREZ

La morcilla de León

Navatejera. Hace tres décadas que los abuelos de Beatriz y Ariadna Suárez comenzaron a elaborar callos, morcilla, picadillo... Hoy sus recetas perduran en el tiempo. De la fábrica de Navatejera llegan al mercado, a bares y restaurantes. ?? por nuria gonzález

 

Cárnicas Suárez vende al público en el puesto que tiene en el Mercado del Conde Luna. - norberto

06/07/2012

Por curioso que parezca, es fácil que en un restaurante de Madrid o Asturias sirvan morcilla o picadillo elaborado en Cárnicas Suárez.

Lo mismo sucede en buena parte de la hostelería leonesa, lo que hace que sean productos vinculados directamente al turismo y al tapeo.

Es una pequeña muestra de la evolución de Carnicería José Suárez, que nació hace tres décadas de la mano de los abuelos de Beatriz y Ariadna Suárez que, junto con su padre, José Suárez, llevan en la actualidad las riendas del negocio.

Lo que no ha cambiado, aseguran, es la receta ni la elaboración artesanal que aún mantienen viva en cada uno de sus productos. Callos cocidos, oreja guisada, picadillo, chorizo fresco y curado, salchichas, cecina de León, cecina de chivo pero, sobre todo, la morcilla de León, que mantiene una estrecha vinculación con buena parte de los bares y restaurantes leoneses.

Se trata de productos que, aparentemente, son más de invierno que de verano. Sin embargo, no ocurre así, por ejemplo, con la morcilla. La llegada de turistas a León favorece su consumo, ya que es uno de los platos más tradicionales de la cocina leonesa y, por lo tanto, uno de los más demandados por los turistas, sin contar con el hecho de que son muchos establecimientos los que obsequian con una tapa de morcilla a sus clientes.

La fábrica está situada en Navatejera y el método de venta también sigue siendo el tradicional. Por eso, mantiene su puesto en el Mercado del Conde Luna. Además, su servicio de distribución llega a numerosos puntos de la capital y de la provincia leonesa, pero también de Asturias, Madrid o Andalucía.

Beatriz Suárez asegura que la crisis también les ha llegado, aunque reconoce que son productos «asequibles» de precio, lo que hace más fácil su consumo.

No quiere desvelar los secretos de las recetas que han llegado a esta tercera generación aunque sí asegura que algunas de las claves del éxito de mantener una empresa familiar, con siete empleados, en la coyuntura actual pasa porque «siempre apostamos por la calidad de nuestra materia prima por encima de todo, por la elaboración artesanal y, sobre todo, porque nos gusta escuchar la opinión de nuestros clientes para tenerla en cuenta cada día».