+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La banca utiliza cada vez más letra pequeña al publicitar sus productos

El Banco de España también controla que los clientes reciban una información «clara, suficiente y objetiva».

 

25/04/2019

j. m. camarero | madrid

Los anuncios de los bancos han iniciado el año con algunas tretas de ‘marketing’ que han provocado la actuación del Banco de España al instarles para que rectificaran esa publicidad de los productos que ofrecen a sus actuales clientes o a los potenciales usuarios que quieren atraer. En concreto, el supervisor ha notificado 160 requerimientos a las entidades financieras entre enero y marzo.

La cifra es llamativa porque representa más de la mitad de todas las actuaciones que llevó a cabo el Banco de España en esta materia durante los 12 meses de 2018, cuando registró 309 casos de publicidad con una letra demasiado pequeña como para que los ciudadanos comprendan las condiciones de los productos que les ofrecen.

En concreto, los motivos más habituales de estas notificaciones giran en torno a la TAE (Tasa Anual Equivalente), bien por discrepancias en su cálculo o por no aparecer en la publicidad de productos de financiación sin intereses pero que incluyen el cobro de comisiones.

El requerimiento es una comunicación formal en la que se da un plazo de dos días hábiles a la entidad afectada para que modifique el anuncio o suspenda su difusión. El Banco de España tiene entre sus funciones el control de la publicidad de los productos bancarios para que los clientes reciban una información «clara, suficiente y objetiva».

De hecho, la institución cuyo gobernador es Pablo Hernández de Cos, ha reforzado sus mecanismos para monitorizar la publicidad de productos y servicios en redes sociales y nuevos canales digitales de comunicación. E incluso someterá próximamente a audiencia pública una nueva circular sobre publicidad para adecuar la normativa a los cambios que se han ido produciendo en esta actividad desde la aprobación de la vigente, en 2010.

El último informe del Servicio de Reclamaciones del supervisor (el de 2017) ya apuntaba que existía «un elevado y creciente número de requerimientos de cese o rectificación» a las entidades, lo que podría constituir «un indicio de relajación de los procedimientos internos» a la hora de diseñar la publicidad. Por tipo de producto, el mayor volumen de piezas valoradas correspondió aquel año a préstamos personales (39%), cuentas y depósitos (24%) y tarjetas (9%). Por medios, destacaba los elevados porcentajes de piezas difundidas por los digitales (48%) y, ya a cierta distancia, la cartelería (27%) y el correo tradicional (11%).


   
1 Comentario
01

Por jgomez 10:36 - 25.04.2019

La banca española NUNCA ESCRIBIÓ EN MAYÚSCULAS y lo peor de todo es que las "autoridades" pertinentes pasaron de puntillas sobre éste tan preocupante asunto. Así es la cosa, los filtros que salvaguardaban la "integridad" del cliente estaban siempre casi inactivos y mucho me temo, salvo un milagro, que seguirán funcionando en letras casi minúsculas o cambiaran la estrategia bancarias de la entidades