+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

RAÚL BLANCO DÍAZ | secretario general de industria

«El acuerdo garantiza el futuro y las capacidades laborales de Villadangos»

RÚBRICA MINISTERIAL. La nueva época en el polígono de Villadangos se inicia con la visita de la ministra de Industria a este emplazamiento. Reyes Maroto viene a León para firmar la venta de la planta de Vestas a la empresa Network Steel Resources. El Ministerio anuncia, también, la asistencia del presiente de la Junta, Juan Vicente Herrera. La firma, fruto de la negociación entre Gobierno, Junta, empresa y sindicatos, está fijada a las 18.45 horas. .

 

Raúl Blanco Díaz, secretario general de Industria, en su despacho en el Ministerio de Industria. DL -

03/12/2018

L. urdiales | león

Raúl Blanco Díaz es testigo de todo el proceso negociador y la voluntad que empeñó el Gobierno de España para tratar de frenar la hemorragia laboral, otra, que amenazó a León desde que Vestas anunció que se iba de la factoría de Villadangos. La negociación acabó con éxito, que se matiza hoy con la firma de cambio de dueño de la factoría en el polígono leonés.

—¿Cómo valora esta solución para la actividad industrial que dependía de Vestas?

—«Fueron tres meses intensos, desde que conocimos la decisión de cierre en Villadangos; fue entonces, en el primer momento, cuando pusimos en marcha líneas de diálogo y trabajo, con todos los agentes, con el trabajo del Gobierno, de la Junta, de los sindicatos, de sus dirección nacional; la repuesta fue inmediata y el esfuerzo conjunto por Villadangos y su comarca».

—¿Temieron por no llegar a este final exitoso para los intereses de los empleados?

—«Las negociaciones siempre son complicadas, con sus altos y bajos. El objetivo es que terminan de forma satisfactoria, tal y como ha resultado en este caso. Afrontar un caso complicado como resultó este anuncio de cierre de una unidad productiva y conseguir una respuesta de éxito resulta importante, no deja de ser un acicate y un referente de experiencia para tener en cuenta en el futuro».

—¿Hubo algún momento más complicado en el proceso?

—«Siempre se destacan las malas noticias, pero en una negociación todo va asociado a un desempeño discreto, de trabajo callado y centrado en el objetivo, que era salvar los puestos de trabajo».

—¿Se puede concretar el coste económico que deriva de esta solución?

—«Las líneas de trabajo del Gobierno están centradas en torno al apoyo a la competitividad del tejido industrial; cualquier línea industrial es susceptible de acceder a estos incentivos que dispone la administración para facilitar el asiento del tejido productivo. En este caso, enfocadas en torno al objetivo fijado por la sociedad que se va a hacer cargo de la factoría de Vestas, conforme al proyecto inversor que anunció de hasta cien millones de euros que se desarrollará hasta finales de 2020».

—En León se celebra la llegada de un nueva opción de negocio. ¿Cómo lo valora el Gobierno?

—«No es tanto una cuestión sectorial, sino de dar un impulso a una continuidad industrial en la zona; tal y como expresó la propia Vestas en las negociaciones, no se trataba de que existiera una intención de un grupo financiero de hacerse cargo de la factoría, y sí de hubiera un proyecto industrial detrás, que asegurara la actividad»

—¿Y el refuerzo de Villadangos como polo de referencia industrial?

—«No se valora un cambio de paso. Se garantiza la continuidad de la industria, de la actividad productiva; el acuerdo alcanzado con el inversor garantiza el futuro y las capacidades laborales de Villadangos; esa es la esencia de la negociación que ha acabado con un resultado óptimo, que era que no se perdiera un puesto de trabajo».

—De la gestión del Gobierno dice mucho que hay pocos referentes en los que se logre revertir un cierre. ¿Les han halagado por la gestión?

—«Llevamos cinco meses en el Gobierno, así que no ha habido tiempo como referencia cuantificar cuál es la probabilidad de acierto de nuestra gestión en casos similares; la única certeza es que el trabajo discreto aislados del ruido exterior, en este caso ha sido un éxito, un éxito conjunto con el inversor, con la empresa que deja el negocio, con el equipo del ministerio, la Junta, los sindicatos».

—Otro condicionante; León tiene un PIB manufacturero casi testimonial.

—«Precisamente, para revitalizar este tipo de territorios se acaba de aprobar una línea de apoyo a la mejora de la competitividad y el desarrollo industrial, a través de las ayudas Reindus, especialmente indicadas para hacer frente al declive económico con un fuerte componente de factor demográfico. La línea está dotada con 400 millones de euros, como respaldo a nuevos desafíos y desarrollo en el ámbito digital, el 4.0 y los criterios de la sostenibilidad. Por eso, desde el Ministerio de Industria animamos a las pequeñas y medianas empresas a sumarse a esta oportunidad».

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla