+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ANDREW BASSO | MAGO

«Me costó superar el miedo a estar confinado bajo el agua»

 

El mago italiano Andrew Basso, considerado el sucesor de Houdini, actuá en el Auditorio a partir de mañana. AB -

27/12/2018

VERÓNICA VIÑAS | LEÓN

—¿Ha sido más difícil que venga a León o el número que hace de Houdini?

—Houdini nunca usó esposas para escapar de su ‘Celda de la tortura del agua’. Yo lo hago. Él pensó que ya era suficientemente peligroso lo que hacía. Y tenía razón. En términos generales, creo que no es justo comparar el escapismo que yo hago con el que se hizo hace un siglo. He leído muchos libros sobre Houdini y he investigado mucho, pero no tuve la oportunidad de ver su número con mis propios ojos. ¡Ojalá pudiera! Las cerraduras son un mecanismo más complejo en la actualidad de lo que eran a principios de la década de 1900, pero las técnicas para aguantar la respiración apenas se habían descubierto, por lo que era más difícil en ese momento hacer apnea. Me imagino que Houdini estaba hiperventilando antes de actuar, una técnica que hoy está prohibida en el deporte de la apnea. Dejaré que el público decida qué es mejor. Voy a hacer un escapismo más difícil que el de Houdini, porque es a la vista. Lo que ves es el resultado de muchos años de preparación para poder burlar a la muerte. Espero que el maestro Houdini esté orgulloso de su alumno Basso.

—¿Cómo es posible que con la tecnología todavía haya trucos de hace un siglo que sigan asombrando?

—La fascinación es universal y atemporal. El misterio y la curiosidad son parte del deseo humano. Cuando vemos algo asombroso que sucede únicamente con las manos es más asombroso que cualquier cosa con la ayuda de la tecnología. La tecnología es increíble, pero se ha convertido en algo corriente. Es normal tener un teléfono inteligente y hablar y ver a alguien en tiempo real desde el otro lado del mundo. No sabemos cómo funciona, pero lo aceptamos sin asombro. El arte de la magia tiene elementos simples. Un hombre o una mujer y un objeto que se va a convertir en algo extraordinario. Ese mago te va a dar un momento que permanecerá en tu corazón. ¿Puede hacer eso la tecnología?

—¿Realmente se juega la vida en ‘La evasión de la tortura del agua’?

—Sí, pero tengo mucho entrenamiento y ayudantes preparados. Existe la posibilidad de fallar y las cosas pueden salir mal. Necesito estar súper concentrado, porque un pequeño error puede ser fatal. Como aquella noche en Australia en la Ópera de Sydney. Estaba preparado, pero fue la noche de estreno frente a miles de personas y productores importantes. Entré en el agua, oí los candados haciendo clic y 20 segundos después sentí que no podía aguantar la respiración. Entré en pánico y no sabía qué hacer. Mis asistentes corrieron al escenario, me quitaron todos los candados y me salvaron la vida. Fue un aviso. Media hora después volví a subir al escenario y engañé a la muerte. Ese fue el comienzo de una exitosa gira mundial de siete años con ‘Los ilusionistas’.

—¿Cuándo decidió hacerse mago?

—Vengo de una ciudad muy pequeña en el norte de Italia, Borgo Valsugana. Un lugar muy tranquilo. Tenía 7 años y llegó un pequeño circo. No había leones ni elefantes, solo ovejas y patitos. Pero el olor a palomitas y algodón de azúcar, y ver a esta gente con habilidades increíbles saltar y volar en el aire arriesgando sus vidas fue el comienzo de un sueño. Luego, más tarde, en un festival vi a un mago entreteniendo a un grupo de personas en una mesa. Mi madre lo vio y el mago le hizo un poco de magia. Por lo general, ella es muy seria, una especie de Morticia Addams. Pero en ese momento, vi la expresión de asombro en sus ojos. Fue un momento muy fuerte para mí. Pensé: si él puede hacer eso, yo también quiero hacerlo el resto de mi vida.

—¿Cuáles son sus magos favoritos?

—Algunos de los que nunca has oído hablar y que merecen más éxito del que tienen. Entre los populares, me encanta la poesía que Juan Mayoral puede crear con sus manos y cómo Juan Tamariz puede entretenerme durante horas con su extraordinaria personalidad y una baraja de cartas.

—¿Había oído hablar del Festival de Magia que se celebra en León?

—Sí, y es asombroso cómo este proyecto hace que la gente se acerque al buen entretenimiento en vivo a través del arte de la magia. ¡Larga vida al festival!. Estoy seguro de que hará feliz a mucha gente e inspirará a nuevos artistas.

—¿Hay trucos que se le resisten?

—Es difícil para mí no hacer desaparecer la pizza y el tiramisú. Mantenerme alejado de la buena comida es el truco más difícil. ¡Y sé que en España tienes tantos buenos platos tradicionales!

—¿Cuántas veces tuvo que ensayar ‘La evasión de la tortura del agua’ hasta conseguirlo?

—Me costó siete años de práctica. Es una fuga con muchas capas de dificultades. Principalmente el obstáculo psicológico, el miedo a sentirse en un espacio confinado, boca abajo, bajo el agua, me tomó mucho tiempo para superarlo.

—¿Idea sus propios números o tiene ayudas?

—Me inspiro observando el mundo que me rodea. Trato de tener mi propio enfoque de los números; puedo traer de vuelta una actuación del pasado, pero revisándola con un enfoque diferente para el público de hoy. Y sí, constantemente busco la ayuda de personas con talento en un campo u otro. Hay algunos cerebros creativos increíbles en el mundo. Sólo necesitas mirar atentamente para encontrarlos.

—¿Práctica sus trucos todos los días?

—Sí, la pasión corre por mis venas. Puede que no practique todas las horas del día, pero pienso en ello las 24 horas del día. Y lleva innumerables horas de práctica, especialmente si es un truco de vida o muerte.

—¿Es más gratificante actuar en televisión o en un teatro?

—Me encanta el público en directo. Tienen una respuesta inmediata a lo que hago. Es puro, es orgánico, hay contacto humano y lo que intento crear en el aire es algo que no se puede traducir a través de una cámara. La televisión ayuda a acercarse a un público más amplio, pero lo veo solo como un medio para volverse más popular.

—¿Hay rivalidad entre los magos?

—¡Muchísima! ¿Recuerdas la película El truco final? ¡Eso es exactamente lo que sucede detrás del escenario! Estoy bromeando. He encontrado mucho respeto y apoyo entre profesionales y artistas de éxito.

—¿Le gusta el apodo de ‘rockstar de la magia’?

—Creo que cuando me llamaron así yo vestía con cuero negro y botas vaqueras. Me gusta, suena moderno. Ahora tengo que intentar mantener lo que dijo la revista New York Theatre, que me llamó «El mago más sexy del mundo ... ¡mejor voy al gimnasio esta noche!

—¿Le molesta que le comparen con David Copperfield?

—Pienso que sigue siendo el nombre más grande en la magia de hoy. Lo que hacemos es muy diferente; él crea ilusiones imposibles y yo realizo escapes para engañar a la muerte cada noche. Ser comparado con él puede no ser justo, pero es un extremado honor.

—¿Cuál es su sueño en magia?

—Poder recrear para todo el mundo ese momento de pura magia que vi en los ojos de madre cuando yo tenía 7 años.

¿Se ha propuesto más retos que el de la tortura del agua?

—Sí. Si quiero mantener el título de Campeón del Mundo de Escapismo se necesitan más desafíos.

—¿El mago tiene la obligación de hacer cada vez el más difícil todavía?

—No siempre lo más difícil produce el mejor resultado. Necesito entender la psicología de mi audiencia para poner en escena lo que les gustaría ver. No saben conscientemente lo que quieren, pero inconscientemente tienen una idea muy clara de lo que les haría reír, llorar y levantarse de su asiento. Solo necesito leer sus mentes.

Está considerado el sucesor de Houdini. Andrew Basso, campeón del mundo de escapismo, es la gran estrella de esta edición del Festival de Magia. Presenta en León uno de los números más difíciles de todos los tiempos: la ‘Celda de la tortura del agua’, un espectáculo que tanto a él como a Houdini ha podido costarles la vida.


Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla