+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Intrigas, reyertas y aventuras

EL GUARDÉS DEL TABACO Jairo Junciel Ed. Almuzara, Córdoba, 2017. 270 páginas

 

Intrigas, reyertas y aventuras -

ALFONSO GARCÍA
24/06/2018

Me llamo Aníbal Rosanegra y esta es mi historia. La historia de un guardés de tabaco», oficio que consistía en ser protector de «los reales tabacos, que tan cuantiosas rentas proporcionaba», pero cuya vida, «que nada tenía de muelle —frío, calor, sol, lluvia, nieve, granizo, asaltos, emboscadas, pillajes, traiciones…— impulsaba a los del oficio a disfrutar con codicia cuantos placeres la vida pudiera ofrecerles». Huérfano de padre, por razones que conocerá más tarde, su infancia dura, «paupérrima y miserable, una vida indigna hasta para los perros», le lleva a abandonar su Salamanca natal —«la villa de los curas y los bachilleres»— y a su madre. Se encuentra con Guzmán, antiguo compañero de su padre, que le entrega la espada de su progenitor, Longina, y con el que inicia el largo proceso de andanzas y picardías para sobrevivir.

Recalado en Sevilla y ya acompañado de Cucha, su inseparable amigo a partir de ahora, con quien ejerce el oficio citado, que, abandonado, les lleva a Gibraltar en un pequeño viaje «en busca de fortuna», a Salamanca más tarde —continúa su amistad con Diego de Torres y Villarroel—, siempre sembradas sus andanzas de conspiraciones, traiciones, intrigas, reyertas, aventuras…. Género de capa y espada, con el añadido de convertirse la novela en un retablo costumbrista, que deja la puerta abierta a nuevos destinos: «Espero que en Santo Domingo, La Habana o donde la Fortuna quiera que termine, pueda hacerme con algo más». Lo cierto es que en aquella España del siglo XVIII sus ojos «vieron una receta que muy bien podría asarse en aquel horno… o en Palacio; la receta de un país ignorante y huérfano que vivía en la más paupérrima de las agonías».

De lectura muy agradable, además de la propuesta de ambientación de una época, llama la atención la riqueza de la prosa, engarzada con naturalidad en el relato y reflejo del momento. Una buena novela histórica.